viernes. 12.04.2024

"Una cacería inhumana y sangrienta que están haciendo con mi hijo con algo que no se merece", así ha definido la madre de Rubiales a la situación que está habiendo después del polémico beso. 

Esta huelga es de carácter indefinido según ha explicado la mujer, para demostrar la inocencia de su hijo ante la suspensión de la FIFA. 

Ángeles no se encuentra sola sino que está acompañada por su otra hija, la hermana de Luis Rubiales. Ambas decidieron quedarse encerradas en la iglesia una vez salió el párroco de la misma. Desde allí, han pedido a Jenni Hermoso que "mantenga la versión que tenía en un principio y que diga la verdad". 

Además, ha añadido que "su hijo es incapaz de hacerle daño a nadie y que no se trata de un abuso sexual ya que es un acto consentido por ambas partes como así lo reflejan las imágenes". 

La madre de Rubiales se ha encerrado en una iglesia haciendo huelga de hambre