viernes. 01.03.2024

La OMS ha pedido que el cambio climático ocupe un lugar central en las negociaciones

Según la directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS, María Neira, hay que "preparar a los sistemas de salud para las consecuencias negativas del cambio climático"

Archivo - La directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, en rueda de prensa antes de la COP27. En Ginebra (Suiza), a 2 de noviembre de 2022. - OMS - Archivo
Archivo - La directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, en rueda de prensa antes de la COP27. En Ginebra (Suiza), a 2 de noviembre de 2022. - OMS - Archivo

En vísperas de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28), que comienza este jueves, 30 de noviembre, en Dubai, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido que el impacto del cambio climático en la salud ocupe un lugar central en las negociaciones para "preparar a los sistemas de salud para las consecuencias negativas del cambio climático", según ha explicado la directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS, Maria Neira, en una rueda de prensa celebrada este lunes.

Según las cifras de la OMS, las muertes relacionadas con el calor entre los mayores de 65 años han aumentado un 70 por ciento en todo el mundo en dos décadas. Por ello, los expertos han incidido en que solo un esfuerzo drástico y dedicado a limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados evitará un futuro mucho peor que el actual.

Los fenómenos meteorológicos extremos, cada vez más frecuentes y graves, como sequías, inundaciones y olas de calor, también pondrán a prueba las infraestructuras sanitarias. Las previsiones del Banco Mundial indican que, si no se toman medidas audaces e inmediatas, el cambio climático podría desplazar a unos 216 millones de personas de aquí a 2050.

"Tenemos que preparar nuestros sistemas sanitarios para hacer frente a todas esas las consecuencias negativas del cambio climático. Los sistemas sanitarios tienen que ser resistentes al clima, bajos en emisiones de carbono y estar mejor preparados y, para ello, necesitamos una dotación económica para los sistemas sanitarios", ha señalado María Neira.

Así, la experta ha resaltado que, "por primera vez en la COP, hay un Día de la Salud, que tendrá lugar el 3 de diciembre". Este evento reunirá a 65 ministros de Sanidad de todo el mundo y contará con varios actos de alto nivel y una mesa redonda.

Este encuentro se realiza con el fin de "asegurarse que todas las negociaciones y las negociadores de todos los países, que serán responsables de llegar a un acuerdo en la COP sobre cambio climático y salud, sean conscientes de que el cambio climático está afectando a la salud de una manera muy negativa y devastadora". "Así que no queremos que nadie salga de la sala diciendo: "No lo sabía". Esta es nuestra primera intención, la más importante", ha añadido la doctora Neira.

"Es imperativo ampliar la atención a la salud humana en los debates mundiales, sin dejar lugar a excusas, y obligar a los negociadores a reconocer que son responsables del bienestar de nuestro activo más valioso: la salud de las poblaciones de todo el mundo", han señalado los expertos de la OMS.

Por este motivo, la doctora Neira ha llamado al "argumento sanitario en favor de una mayor acción por el clima". "El argumento de la salud significa que si abordamos las causas del cambio climático podemos obtener unos resultados sanitarios fantásticos y enormes", ha afirmado.

"Si se actúa ahora la acción climática es también una acción sanitaria. Así que, por favor, aceleren y sean muy ambiciosos, porque nuestra salud depende en gran medida de ello", ha insistido María Neira.

Por su parte, el director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom, ha destacado que "dar prioridad a la salud no es solo una elección; es la base de las sociedades resilientes".

"Los líderes deben cumplir en Dubai, proporcionando los buenos resultados sanitarios que sus pueblos esperan y que sus economías necesitan urgentemente. Debemos cambiar la conversación y demostrar los enormes beneficios de una acción climática más audaz para nuestra salud y bienestar", ha añadido.

EL CAMBIO CLIMÁTICO CONTRIBUYE A LA PROPAGACIÓN DE ENFERMEDADES

Por otro lado, la comunidad sanitaria ha destacado que el cambio climático ya está afectando a la salud, contribuyendo a la propagación de enfermedades infecciosas y enfermedades transmitidas por vectores. Por ejemplo, está catalizando un aumento de enfermedades infecciosas como el dengue y el cólera, que ponen en peligro a millones de personas.

"Con el cambio climático vemos cómo mejoran las condiciones para la transmisión de enfermedades infecciosas, sobre todo las que se transmiten a través del agua o los alimentos o especialmente a través de vectores como la malaria y el dengue. Y, lo que es más importante, vemos cómo se socavan los determinantes medioambientales y sociales de la salud", ha explicado el jefe de equipo de la OMS, cambio climático y salud, el doctor Diarmid Campbell-Lendrum.

En este aspecto, ha advertido de que "el cambio climático no está creando nuevas enfermedades, sino que está haciendo que los problemas de enfermedades existentes sean más intensos o que se extiendan a nuevas zonas". "El clima no es el único determinante de estas enfermedades, pero el cambio climático está facilitando la transmisión de enfermedades", ha añadido.

"Uno de los mensajes que transmitimos es que nuestros sistemas sanitarios deben ser resistentes a estos riesgos, lo que significa que necesitamos sistemas de vigilancia capaces de predecir dónde pueden aparecer estas enfermedades y también de detectarlas y responder a ellas", ha indicado el doctor Campbell-Lendrum.

En este contexto, los expertos han incidido en la importancia de mejorar los sistemas de salud haciéndolos "más resilientes" al cambio climático ya que "el cuidado de salud global es responsable del cinco por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero".

Asimismo, para que esto sea posible es necesaria una mayor inversión en salud ya que "si se tiene en cuenta la salud, la acción climática es una inversión, no un gasto", ha asegurado el doctor Campbell-Lendrum.

La OMS ha pedido que el cambio climático ocupe un lugar central en las negociaciones