sábado. 24.02.2024

Agentes de la Policía Municipal de Madrid han hallado en varias peluquerías en el distrito de Usera que comercializaban cosméticos prohibidos en la Unión Europea hechos con placenta de oveja o con otros productos cancerígenos, ha informado a Europa Press una portavoz del Cuerpo Local.

En una de las peluquerías inspeccionadas recientemente, los agentes encontraron productos con presencia de CMR, mutagénicas o tóxicas para la reproducción, por lo que retiraron 12 unidades cosméticas, 82 ampollas que estaba etiquetadas íntegramente en China hechas, al parecer, de placenta de oveja. Quedaron a disposición de los técnicos del área de control farmacéutico de la Comunidad de Madrid. 

Los agentes también observaron en ese local una máquina de microblanding con tintas caducadas desde 2019. Se trataba de inyectables de vitaminas y ampollas de origen indeterminado. También encontraron paletas de madera usadas en tarros de cera y cuchillas usadas en navajas de cortes, cuyo reutilización está prohibida. 

Además, contaban con un aseo para el personal impracticable, con huecos en el techo y con manchas de todo tipo. El otro aseo no estaba adaptado y carecía de vestíbulo, cuyo techo estaba derrumbado por una avería en un desagüe. Entre otros problemas higiénico-sanitarios, no tenían un contenedor homologado para retirar residuos peligrosos, cuchillas o jeringuillas, usando para ello una hucha metálica. 

En la inspección de otra peluquería los funcionarios hallaron cosméticos con 'lilial', que tenían presencia de CMR, considerados cancerígenos. Inmovilizaron cinco unidades de productos cosméticos, que se ponen a disposición de los técnicos del Área. 

En otra de las inspecciones también descubrieron cosméticos de 'lilial'. Se trata de una fragancia alérgica prohibida en la Unión Europea, que ha pasado a formar parte del grupo de las sustancias CMR, donde se incluye a todas aquellas que han sido clasificadas como carcinógenas, mutagénicas o tóxicas para la reproducción. 

También observaron anomalías e infracciones higiénico-sanitarias, como extintores en la sala que no guardaban las distancias, las paredes y techo con pintura no lavable, grandes manchas de suciedad, descolchones, sillas y sillones con desperfectos, cascos de botella de cerveza en el suelo y un cuarto de baño sin vestíbulo, con un inodoro sin agua corriente ni papel higiénico o toallitas. 

Además, en la nevera había chupitos y vasos de cerveza y sus dueños acumulaban basura y platos con comida pegada en las instalaciones. Los agentes observaron que los rulos y cepillos para el pelo no se desinfectaban, tampoco había un lugar específico para almacén de toallas y no se desinfectaba el mostrador y la alfombra de pelo. Por todo ello, también se solicita el cese de actividad a los técnicos municipales. 

Hallan productos cancerígenos e ilegales en una peluquería de Usera