martes. 28.05.2024

Un total de 538.717 personas con discapacidad tienen empleo en España, lo que supone un 55% que hace una década, ya que en 2013 el número de ocupados con discapacidad se sitúo en 346.600, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al año 2022.

Cataluña, Andalucía, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana son las regiones que registran un mayor número de ocupados con discapacidad, abarcando el 20,5%, el 14,2%, el 14% y el 10,4%, respectivamente.

En este contexto, la Fundación Adecco ha destacado que, aunque la inclusión laboral de las personas con discapacidad "es un reto complejo y mayúsculo que aún tiene por delante un largo recorrido", a la luz de los últimos datos disponibles "puede concluirse que va bien encaminado".

Los datos del INE revelan que se ha alcanzado la cifra récord de personas con discapacidad que tienen alguna vinculación con la Seguridad Social: un total de 3.214.800. Sin embargo, sólo un 9,8% de ellas estuvieron dadas de alta laboral al menos un día al año, frente al 55,1% de personas sin discapacidad.

De hecho, el grueso de las personas con discapacidad (77%) no tuvo más relación con la Seguridad Social que percibir una pensión contributiva, porcentaje que desciende al 20,8% entre las personas sin discapacidad. La tasa de actividad de las personas con discapacidad permanece estancada en un valor medio del 35,5% desde la última década, alcanzando actualmente un 35,3% o, lo que es lo mismo, el 64,7% de las personas con discapacidad en edad laboral no tiene empleo ni lo busca.

Por Comunidades Autónomas, La Rioja, País Vasco y la Comunidad de Madrid son las tres regiones en las que las personas con discapacidad presentan una mayor tasa de actividad, del 44,5%, 43,2% y 43,1%, respectivamente.

En el primer caso, La Rioja, este alto porcentaje puede deberse al menor número de personas con discapacidad en la región. En el lado opuesto, Canarias, Andalucía y Galicia anotan las cifras más bajas de actividad: 26,6%, 29,7% y 29,9%, respectivamente.

La participación laboral es superior en aquellas discapacidades de tipo auditivo (61,2%), seguidas de las personas con discapacidad de tipo orgánico, cuando esta afecta a los sistemas digestivo, metabólicos y endocrinos (45,7%). La inferior participación se observa en discapacidades de tipo psicosocial o por problemas de salud mental (29,2%).

En este sentido, la participación laboral de las personas con discapacidad psicosocial o por problemas de salud mental sí se ha incrementado durante los últimos años, alcanzando en 2009 un valor del 25,8% que actualmente crecen hasta el 29,2%.

"En otras palabras, paulatinamente se van dando pasos importantes en su acceso al mercado laboral, pero el camino por recorrer aún es largo", concluye la Fundación Adecco.

55% más de personas con discapacidad con empleo que hace una década