sábado. 22.06.2024

El líder del PP y candidato a la investidura, Alberto Núñez Feijóo, se ha mostrado abierto a dialogar con "todos aquellos que quieran hablar", en referencia a formaciones políticas como Junts, aunque ha advertido a que no se someterá a "chantajes" ni "minorías". 

"El encargo de investidura conlleva la obligación de hablar con todos aquellos que quieran hablar y esto es lo que haré. Hablar sí, pero ni chantajes ni someternos a las minorías", ha dicho en la apertura del curso político en Soutomaior (Pontevedra), acompañado de los líderes 'populares' regionales y el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy. "Esto no significa en ningún caso - ha apostillado - que aceptemos lo que esta dispuesto a aceptar (el líder socialista, Pedro) Sánchez, porque nosotros no somos Sánchez. Nosotros somos un partido constitucional que cree en el Estado".

Feijóo buscará así los cuatro votos que le quedan para llegar a los 176 necesarios para ser investido presidente el próximo 26 y 27 de septiembre, tras conseguir los apoyos de Vox, Unión del Pueblo Navarro (UPN) y Coalición Canaria (CC), a los que ha agradecido su gesto "en nombre de la Constitución y la concordia" para que pueda "gobernar en solitario". "Estamos a cuatro votos de la investidura", mientras que Sánchez está a "cuatro cesiones que lo distancian": "una amnistía, incompatible con la Constitución; un referéndum de independencia, impropio de un país de la UE; y un Gobierno más débil", ha aseverado. 

La investidura será "la primera pieza del próximo gobierno"

Durante su intervención, también ha defendido su "legitimidad" para presentarse a la investidura y ha asegurado que ha aceptado el encargo por que España necesita "un cambio" y acabar con la "degeneración constitucional". Aunque ha reconocido la dificultad para conseguir ser presidente, ha apuntado a que la investidura será útil para "mostrar medidas importantes" y conformará "la primera pieza del próximo gobierno de España". “Ahora o después el próximo Gobierno de España será un gobierno del PP”, ha insistido. 

En su Galicia natal, el líder del PP ha arremetido, además, contra el Gobierno anterior. Le ha acusado de "mentir" y de llevar a cabo un modelo político basado en la "fragmentación y cesiones" que "aboca a nuestro país a un abismo territorial y económico". "Sería la primera vez que un candidato que ha ganado las elecciones y está a cuatro votos de ser investido tiene que dar paso al que pierde las elecciones y necesita 24 partidos para disgregar España", ha insistido. 

Pese a todo ello, Feijóo ha señalado que no quiere ser presidente "a cualquier precio". "Quiero ser un presidente libre y no secuestrado para poder nombrar al Consejo de Ministros y estar al servicio de España y no de una ambición personal", ha aseverado tras asegurar que para él "es mejor perder una investidura, que no hacer perder a España". 

Reacciones del PP catalán y el PSOE

Desde Cataluña, el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, ha rechazado, por su parte, el diálogo con Junts, al que considera un "rival" de los 'populares'. "Junts sí es mi rival, un partido cuya tesis esencial es que España es una dictadura dirigida por un rey fascista, con el que se niegan a 'hablar'. Que alguien me diga de qué hay que 'hablar' con ellos...", ha escrito en un mensaje en la red social X (antes Twitter).

La vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero, también ha criticado las palabras de Feijóo y las ha calificado de "pura hipocresía", porque durante la legislatura tildó a la formación independentista catalana de "inconstitucional". Montero ha insistido en que Feijóo va a una investidura "falsa" porque "quiere ganar tiempo personal a costa de hacérselo perder al conjunto de los españoles".

Feijóo está dispuesto a hablar con Junts pero sin "chantajes"