martes 22/9/20

Este domingo se celebrará el último aplauso para los sanitarios como "final digno"

El primer día de confinamiento en España,  sábado 14 de marzo,  balcones y ventanas se llenaron por primera vez de aplausos dedicados a los trabajadores de los servicios sanitarios.
El primer día de confinamiento en España, sábado 14 de marzo, balcones y ventanas se llenaron por primera vez de aplausos dedicados a los trabajadores de los servicios sanitarios.

Desde que España entró en la fase O y a medida que muchos territorios han avanzado a la fase 1 y los ciudadanos pueden salir a la calle, los aplausos de las 20.00 horas desde los balcones en homenaje a los profesionales sanitarios y a los sectores que han seguido prestando servicio este tiempo se han ido silenciando poco a poco.

Unos aplausos que día tras día se han repetido durante estos dos meses de confinamiento y que se han convertido en un emblema de la lucha contra el coronavirus. Por eso, hay quien ha decidido que, si los aplausos tienen que acabar, al menos haya una despedida conjunta, atronadora y desde el mismo lugar donde empezaron: en los balcones.

La convocatoria nace donde nació la primera, en las redes sociales, y la hora también es la habitual, para no romper la costumbre, a las 20.00 horas del próximo domingo 17 de mayo. 

 

"Para dar un final digno y que no dejar que mueran poco a poco los aplausos, este domingo a las 20 horas vamos a brindar el mejor y más largo homenaje desde los balcones, a toda la gente de sanidad y de todos aquellos sectores que han brindado su trabajo y esfuerzo, para protegernos y doblegar la pandemia".

Los aplausos comenzaron un 14 de marzo a las 22.00 horas de la noche, bajo la luz de la luna y de las farolas, y se adelantó a las 20 horas para que los más pequeños pudieran participar. Poco a poco y a medida que la primavera hacía acto de presencia, la luz de la luna ha dado paso a una intensa luz de atardecer para que los ciudadanos hicieran sonar sus palmas contemplando a sus vecinos y dejando ver los dibujos de los niños desde las ventanas. Este domingo, será el último homenaje a los profesionales, aunque su labor seguirá siendo reconocida.