sábado 18/9/21

Cinco cepas diferentes de Covid-19 son las responsables del avance del virus en España

El 90% de los casos proceden de estas cinco cepas, dos de las cuales tienen origen autóctono
Médicos luchando contra el coronavirus
Fuente: Twitter
Médicos luchando contra el coronavirus Fuente: Twitter

El 11 de febrero de 2020 se produjo la entrada a España de Covid-19 por Vitoria, mediante la cepa genérica B3a. Y según las investigaciones de los científicos Antonio Salas Ellacuriaga y Federico Martinón, del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS), el País Vasco es la comunidad autónoma con más probabilidades de albergar el origen de la pandemia de España.

Es en esta comunidad donde se localiza un foco de expansión en los días 5 y 14 de febrero, y 16 y 19 de marzo. Esta investigación acaba de ver la luz en la revista Zoological Research, y ha permitido descifrar el comportamiento del virus en España analizando lo siguiente, el 90% de los casos producidos en España proceden de cinco linajes genéticos: el A2a5 (38,4%), B3a (30,01%), B9 (8,7%), A2a4 (7,8%) y A2a10 (2,8%).

“A través de una combinación de análisis evolutivos y matemáticos que tienen en cuenta no sólo la cronología de los genomas, sino también sus patrones de variación genómica, fuimos capaces de reconstruir el origen más probable de estos linajes, dentro y fuera de España”, explica Antonio Salas. El estudio constata que mientras los B3a, B9 y la sub-linaje A2a5-c surgieron en España; la A2a5, A2a4 y A2a10 fueron importados de otros países de Europa.

El segundo linaje más importante, el A2a5, tuvo su origen en Italia, donde surge su ancestro evolutivo, A2a, el más importante a nivel mundial. Este último habría llegado al país a principios de marzo, haciéndose fuerte en Madrid. Al contrario, el País Vasco albergó el origen del linaje B3a.

La investigación concluye que muchos de estos linajes, tanto los generados en el país como importados, han podido ser exportados a otros lugares, Inglaterra (B3a) o Sudamérica (B3a o A2a4, entre otros). 

Algunos estudios informan que la mutación en el coronavirus D614G, produce una mayor capacidad de transmisión, pero la investigación de Salas y Martinón discrepa, considerando que la mutación no es un factor fundamental y que esta no explica la alta incidencia del virus en España.

“Nuestro estudio indica que la mutación está presente en aproximadamente un 56% de todas las cepas de España, lo cual podría parecer muy alta, pero es con todo la más baja de toda Europa (82%)”, señalan. Para ellos son los denominados “supercontagiadores”, personas con mayor capacidad de contagiar el virus, lo que habrían supuesto un papel fundamental a la hora de transmitir la enfermedad.

El tiempo que sobrevive el virus en el cuerpo, su localización geográfica e incluso el momento en el que se ha infectado, son factores importantes que hacen posibles que una persona pueda contagiar más que otra.

Esto explicaría por qué se produjo un incremento repentino de casos en ciudades concretas durante un periodo de tiempo corto. “Por todo ello creemos que el papel de los supercontagiadores y no variaciones ventajosas en el genoma del virus, tuvieron mucha más importancia a la hora de entender y explicar la epidemiología del SARS-Cov-2”, dice Martinón.

La investigación, el mayor estudio global del SARS-Cov-2 hasta le fecha, se ha realizado con un total de 41.362 genomas, de los cuales 1.245 componen la muestra española. 

Comentarios