lunes 26/7/21

El dilema en España para este verano: Vacunar a menores o donar esas dosis a países empobrecidos

España quiere poner fecha para inmunizar al grupo de menores una vez aprobada la vacuna Pfizer para estos, como ya han hecho Francia y Alemania. Pero hay un debate sobre la mesa, proteger a la población con riesgo casi nulo de pasar la COVID grave o dar dosis a países que no tienen los mismos recursos.

Vacunación. EP
Vacunación. EP

Un año y medio después de la pandemia, la Unión Europea debería tener al 70% de su población vacunada. Un objetivo histórico, que es posible de cumplir. Aunque aún faltan grupos como el de menores de 18 años, que el riesgo de sufrir COVID severo es mínimo, e incluso es bajo entre adultos menores de 30 o 40 años, en todos los países europeos van a la cola de la lista. Aunque la Agencia Europea del Medicamento aprobó la vacuna Pfizer/BioNTech para ciudadanos de entre 12 y 16 años, abrió el debate. El gobierno alemán y francés comenzarán con los adolescentes este junio. El español quiere que sea antes de que empiece el curso. A los menores de 40 serán vacunados entre julio y agosto. Mientras que millones de personas más vulnerables fuera de nuestras fronteras siguen a la espera de su pinchazo. Las donaciones son limitadas, aunque España se ha comprometido a dar unos 22,5 millones de dosis a COVAX, pero por ahora solo está el compromiso de hacerlo antes de 2022.

La vacunación en el grupo de menos de 40 no parece un debate ya que se pretende llegar al 70% de población vacunada, pero la de niños y adolescentes es un privilegio para Europa, Norteamérica y parte de Asia. Según Reuters, solo se lo plantea Chile, es el país más avanzado de la zona: el 44% de su población tiene pauta completa sobre todo con la vacuna Sinovac. En África el país más avanzado es Marruecos, con el 16% con pauta completa. El resto de África están por debajo del 3%. COVAX es una plataforma de donación de la ONU que depende de los estados miembros, y el mecanismo por el que muchos países menos ricos están recibiendo grandes cantidades de dosis. La OMS ha animado a impulsarlo, advierten de la poca ética de empezar a vacunar a la población de menor riesgo cuando quedan mayores y sanitarios en África, Asia y Latinoamérica sin vacunar.

El objetivo que tiene COVAX es alcanzar al menos el 20% de los países a los que ampara antes de finalizar el 2021. El de la UE la inmunidad de grupo. “El objetivo inicial es muy escaso. No es solo que en el ritmo de vacunación haya desigualdad, es que en el planteamiento inicial hay desigualdad” afirma la presidenta de la Fundación Salud Por Derecho, Vanesa López.

“El objetivo inicial es muy escaso. No es solo que en el ritmo de vacunación haya desigualdad, es que en el planteamiento inicial hay desigualdad” declara siendo partidario de avanzar en el debate Amós García, presidente de la Asociación Española de Vacunología y participante en la estrategia nacional. La estrategia nacional de vacunación de momento solo contempla a los adolescentes que tienen patologías de alto riesgo o situación vulnerable.

El director del Centre for Medical Ethics and Law de South Africa realiza un simple cálculo para el medio Político, las 50 millones de dosis de Pfizer necesarias para vacunar a todos los niños menores de 12 años de EEUU (25 millones) son más que las que ya se han puesto en el continente africano.

¿Para qué quieren las vacunas?

Todo es una relación fuerte entre ingresos y posibilidades. En Colombia no alcanzan al 7% de la población inmunizada, según OurWorldIdInData. Mientras que España esta cerca del 25%. Lo curioso es que Colombia es uno de los países más privilegiados de la región, tienen negociaciones con todo el portfolio de vacunas, pero el problema según Johnattan García Ruiz, profesor de la Universidad de los Andes de Bogotá (Colombia), está en el Caribe y Centroamérica, donde los países dependen exclusivamente de las donaciones ya que no tienen capacidad de producción propia.

La fabricación de vacunas se concentra en 18 países de ingresos altos y 17 medios. En Nicaragua tienen una única vía de negociación con Rusia, y no hay ni si quiera una información esclarecida sobre el transporte, siendo la desinformación otra vía de desigualdad. Un artículo de The Lancet señalaba: "Las naciones que donan vacunas no están haciéndolo, priorizando necesidades de salud. Están usando las donaciones más como manera de cementar sus esferas de influencia que como manera de avanzar de manera ecuánime hacia el fin de esta pandemia".

Posibles variantes

El presidente del Comité de Bioética de España “si no se prioriza donar por solidaridad, al menos que se haga por egoísmo, pensando en que no surjan mutaciones del coronavirus que puedan escapar de las vacunas”.

“Vacunar a jóvenes pudo tener sentido en algún momento, cuando se planteó que así no contagiarían a los mayores. Ahora que están cubiertos, no”, así lo platea la Carmen Cámara, secretaria de la Sociedad Española de Inmunología.