sábado. 20.07.2024

Paloma y Alfonso, los dos espeleólogos perdidos, salieron de la cueva Garmaciega-Sima del Sombrero de Soba, Cantabria, en perfecto estado alrededor de las 18:00  horas de la tarde de este lunes, dando fin a las más de cuarenta horas de angustiosa búsqueda, en la que se movilizaron casi 100 personas, incluida la Unidad Militar de Emergencia (UME) y el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil (GREIM).

Las imágenes de los drones confirmaron el éxito de la operación y, más tarde, también lo hizo  Javier Allende, coordinador de emergencias y técnico jefe. "Han aparecido. Están bien. Salen por su propio pie, perfectamente, con ayuda de los rescatadores". Paloma y Alfonso salieron sonriendo y agradeciendo el trabajo de los miembros del equipo de rescate.

"Muchas gracias a todos por venir", decía Alfonso, el único de los dos que ha dado declaraciones a los medios. "Nos hemos perdido en una zona no balizada y ya está. Todo solucionado", ha asegurado el hombre de alrededor de 40 años, que también ha afirmado que en ningún momento han sentido nervios. "Angustia ninguna, nos hemos quedado a esperar a que llegaran a rescatarnos. Confiábamos en que vendrían", comentaba Alfonso.

No estaban en ninguna zona de la ruta principal, sino en una cavidad secundaria alejada, aguardando a los grupos de rescate. "Se han dado cuenta cuando han pasado tres o cuatro veces por el mismo sitio. Han parado a descansar y a esperar a que alguien fuera a buscarlos", ha explicado Allende. "Estaban bien equipados con material, comida, agua, punto caliente... de todo", ha añadido. No han necesitado asistencia sanitaria.

Los dos espeleólogos se inscribieron en una actividad ofrecida por una empresa que proporcionó el equipo necesario para realizar la travesía de manera autónoma, una expedición que comenzó el sábado a mediodía y de la que no tenía conocimiento el 112. La cavidad a la que accedieron forma parte del complejo de cuevas Garmaciega, que se caracteriza por su extensión y por ser uno de los puntos más difíciles de la zona cántabra, con aproximadamente cien kilómetros en diferentes tramos.

La delegada del Gobierno en Cantabria, Eugenia Gómez de Diego, ha estado presente en Soba, supervisando de cerca el dispositivo y expresando su agradecimiento personal a los efectivos por su dedicación y profesionalismo.

Paloma no podía hablar a causa de la emoción,  Alfonso, por su parte, también se ha emocionado cuando ha visto que uno de los encargados del rescate era un guardia civil amigo suyo. "Amigo... Nos hemos perdido", le decía mientras le daba un fuerte abrazo. "Hemos perdido la cuenta del tiempo que llevábamos dentro". 

Encuentran ilesos a 2 espeleólogos desaparecidos en la cueva de Soba