lunes 28/9/20

El lunes pasará más de la mitad de España a la Fase 3

Mientras tanto Madrid, Barcelona y su área metropolitana, Lleida y gran parte de Castilla y León avanzan a la 2.
Dos mujeres paseando con mascarilla
FUENTE : TWITTER
Dos mujeres paseando con mascarilla FUENTE : TWITTER

Todas las comunidades que han solicitado avanzar en la fase de desescalada conseguirán hoy, previsiblemente, sus objetivos. En estas semanas, las autonomías han conseguido garantizar los recursos asistenciales para que, en el caso de que hubiera rebrotes, pudiera hacerse frente a los mismos. Pero, además, han conseguido reforzar la atención primaria, pieza clave para detectar los nuevos casos y sus contactos. El salto de fase es posible porque en este momento la situación de la epidemia está bajo control, con unos índices de infección muy bajos (unos 200 al día, pero detectados rápidamente gracias a la realización de los test).

El temor de las autoridades sanitarias no reside tanto en lo que ocurra dentro de las fronteras españolas, que creen controlado con la red de vigilancia establecida, sino por lo que llegue del exterior, cuando los turistas extranjeros puedan venir a España. 

El paso a esta nueva etapa, la 3, supone un cambio importante ya que a partir del lunes se acaba la cogobernanza que ha mantenido el Ministerio de Sanidad con las comunidades autónomas y serán directamente los presidentes autonómicos quienes gestionarán el control de la epidemia en sus respectivos territorios. Así podrán decidir la movilidad entre sus provincias o áreas territoriales siempre que estén en la misma fase y decidir cuándo quieren pasar a la llamada “nueva normalidad”, en la que ya no habría restricciones de viajes entre comunidades siempre que estén en la misma fase.

Esta etapa permitirá en materia de hostelería y restauración “el consumo en barra siempre que se garantice el mantenimiento de la distancia de seguridad entre clientes o, en su caso, grupos de clientes, de dos metros”. Además, se pueden hacer reuniones, tanto en domicilios como al aire libre, de un máximo de veinte personas, siempre que se respeten las medidas de seguridad. Las bodas podrán celebrarse con un máximo de 150 personas en espacios al aire libre o de 75 en espacios cerrados. Y los velatorios con un máximo de 50 personas si son al aire libre y de 25 si se celebran bajo techo, entre otras.