domingo 20/9/20

Los niños andaluces dispondrán de un plan de refuerzo estival para combatir el fracaso escolar

Niños jugando al baloncesto.

Fuente: Junta de Andalucía
Niños jugando al baloncesto. Fuente: Junta de Andalucía

La Consejería de Educación y Deporte ha ampliado el Plan de Refuerzo Estival al alumnado de primero y segundo de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), en un contexto en el que a la necesidad de combatir el fracaso escolar se suma las dificultades que haya podido tener el alumnado en el proceso de enseñanza–aprendizaje como consecuencia del cierre de los centros educativos por el decreto del Estado de Alarma por el Covid-19. Además, este año las familias no tendrán que abonar los 15 euros por quincena del programa por la situación de excepcionalidad producida por la pandemia. El Consejo de Gobierno ha sido informado de las novedades de este plan que la Consejería puso en marcha el año pasado y que volverá a desarrollar durante el mes de julio siempre que las autoridades sanitarias lo autoricen.

La finalidad del programa es la mejora de las habilidades y actitudes asociadas a la lectura, al razonamiento matemático y lógica matemática y a la adquisición de destrezas lingüística (comprensión y expresión oral) y a la lengua extranjera inglesa. Se trata además, de combinar la enseñanza y el aprendizaje de las áreas instrumentales, la adquisición de hábitos de organización y trabajo, así como técnicas de estudio con la práctica deportiva, los hábitos saludables y las actividades de ocio. Es un programa que el sistema público pone por segundo año consecutivo al servicio de las familias que de forma voluntaria decidan inscribir a sus hijos, y que cuenten con un informe del equipo docente.

El Plan de Refuerzo Estival está destinado al alumnado de Educación Primaria y, por primera vez, a los estudiantes de 1º y 2º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) escolarizado en centros sostenidos con fondos públicos que presente dificultad para alcanzar las competencias o superar los objetivos del curso en el que se encuentre matriculado y, por tanto, necesiten refuerzo especialmente en Lengua Castellana, Matemáticas y Lengua extranjera Inglés, y este año en el contexto de las medidas para paliar los efectos del cierre de los centros educativos por el Covid-19.

El alumnado que se inscriba estará distribuido en dos grupos, uno por cada quincena, aunque los estudiantes del primer turno también podrán apuntarse a la segunda quincena siempre que haya plazas libres y hayan asistido de forma regular a las actividades del primer periodo. El horario previsto será de 9 de la mañana a 14 horas y se establecerán grupos por cursos con un mínimo de 5 y un máximo de 15 alumnos y alumnas.

Los padres, madres o tutores legales del alumnado deberán solicitar su participación en el programa en su propio centro. En caso de que su colegio o instituto no ofrezca el programa, las familias lo podrán hacer en alguno de los centros participantes de su localidad. Este año, también como novedad, serán los centros educativos los que se adhieran al programa de forma voluntaria siempre que cumplan con los requisitos exigidos, como contar con el apoyo del claustro de docentes o con las condiciones de habitabilidad más adecuadas para el desarrollo del programa y de las zonas geográficas, entre otras.

El programa de Refuerzo Estival será impartido por los docentes de los cuerpos de Maestro y de Secundaria, tanto profesores funcionarios de carrera como interinos, que lo soliciten y que cuenten con las habilidades necesarias para las materias incluidas en el programa. Los maestros y profesores seleccionados recibirán una gratificación que asciende a 30 euros por cada hora de docencia directa con el alumnado. Materiales didácticos La Consejería proporcionará a los centros participantes material didáctico a desarrollar en el transcurso del programa, que contarán con recursos impresos, así como con orientaciones para el uso de recursos educativos multimedia que completen el proceso de aprendizaje del alumnado.

Además, se les dará una guía con orientaciones sobre diferentes metodologías activas e innovadoras que permitan acercar el proceso de enseñanza-aprendizaje a los contextos reales del alumnado. Metodologías centradas en el alumno o alumna que buscan la consecución de los objetivos curriculares desde diseños inclusivos y aplicaciones en el aula. Del mismo modo, para desarrollar habilidades de integración y de adaptación al grupo y aumentar la autoestima del alumnado, esta guía ofrece juegos y dinámicas de integración, de conocimiento y de distensión. Todos estos materiales y recursos se adecuarán a los niveles curriculares apropiados para cada uno de los grupos y podrán ser adaptadas a las necesidades del alumnado y del contexto.