viernes 25/9/20

Detenidos el dueño y la médico de una residencia por drogar a ancianos para robarles dinero

Ciudadora de ancianos. Imagen de archivo
Ciudadora de ancianos. Imagen de archivo

La Guardia Civil ha detenido al responsable de una residencia de mayores situada en Las Rozas por un delito de estafa, y se investiga a una doctora por delito de lesiones y estafa por drogar a los ancianos para robarles dinero de sus cuentas, según ha informado la Comandancia de Madrid mediante una nota de prensa.

El arrestado se ganaba la confianza de los residentes de la residencia y se aprovechaba de la salud mental y física de varios de los ancianos para hacerse con sus cuentas bancarias, y así poder extraerles dinero.

La investigación comenzó gracias a la denuncia de un familiar de un residente que dijo a la Guardia Civil que sospechaba de que el personal de la residencia estaba sacando dinero de forma ilegal de la cuenta bancaria de su familiar.

Tras esto, los agentes constataron que el director de la residencia, de 49 años, se aprovechó del estado de vulnerabilidad del residente y logró hacerse con dinero que extraía de la cuenta corriente. El arrestado, recibía la ayuda de una médico, que era la encargada de administrar dosis elevadas de insulina, lo que llegó a provocar a un anciano estar ingresado en el hospital por hipoglucemia.

"La insulina suministrada en cantidades excesivas provoca un estado de somnolencia", según el parte médico.

Hasta el momento, la Guardia Civil ha detectado otros 5 casos fraudulentos, donde incluso al fallecer el residente, ellos se seguían haciendo cargos con una tarjeta de crédito a nombre del titular.

Los guardia civiles cancelaron el traspaso de 12.000 entre cuentas, proveniente de un fondo de pensiones de una residente, de la cual querían apropiarse.

Se estima que el director de la residencia podría haber estafado un total de 270.000 euros a los residentes afectados, de los cuales tres ya han fallecido.

Con la colaboración del Juzgado de lo social y el Juzgado que instruye la causa, los investigadores han bloqueado un depósito de 80.000 euros que el director de la residencia tenía previsto cobrar por despido improcedente.

Comentarios