sábado 19/9/20

Científicos españoles crean un arco de seguridad Anti-Covid para grandes superficies

Detrás está una empresa española, la única que fabrica dióxido de cloro puro certificado como eficiente frente al Covid-19

Arco desinfectante contra el Covid-19
Arco desinfectante contra el Covid-19

El objetivo de este arco de seguridad es asegurar la total desinfección de las personas que accedan a grandes superficies como aeropuertos, estaciones, hospitales, etc. 

Este arco se encarga de desinfectar a las personas que pasan a través de él, neutralizando bacterias o virus, incluido el Covid-19, mediante dióxido de cloro puro. Detrás de esto se encuentra el equipo científico liderado por el virólogo de la UAM  José Antonio López Guerrero.

“Antes de entrar, un sensor ya te hace un control de temperatura de forma automática, y también detecta si llevas o no mascarilla. Después, ya dentro, hay un dispensador de hidrogel para las manos. Mientras te lo echas, los nebulizadores difunden una especie de neblina de dióxido de cloro puro que te desinfecta”, explica el virólogo. 

Es importante que el dióxido de cloro sea puro”, subraya, “porque si no se generan impurezas que pueden ser tóxicas e irritantes para el organismo. Lo que se nebuliza es dióxido de cloro puro disuelto en agua, no se utiliza nada más”. En España, jugamos con ventaja al respecto. Hay una empresa española que es la única que fabrica este producto. 

Se trata de INTIAI, una empresa de desarrollo de soluciones para luchar contra las amenazas biológicas. Dispone actualmente del "único dióxido de cloro del mundo certificado, a concentraciones inocuas para el ser humano, como eficiente frente al COVID-19 por ENAC, y registrado en el Ministerio de Sanidad español y la FDA norteamericana".

La cabina cuesta unos 15.000 euros. Esta que acaban de presentar en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa es un prototipo, que irán perfeccionando desde ahora. Ahí es donde es clave el papel de López Guerrero y su equipo. “Ahora, lo que haremos será ir más allá. Ya se ha comprobado que es biocida, ahora se trata de ir mejorando el efecto. Nosotros estudiamos las concentraciones mínimas a las que el dióxido de cloro es capaz de inactivar el virus, cuánto dura el efecto desinfectante, o cómo varía el efecto según la temperatura, por ejemplo”.