miércoles 28/7/21

CEJUEGO denuncia la situación del sector del juego por las restricciones impuestas en la pandemia

La imagen de una sala de juego privada cerrado al lado de un puesto de la ONCE
La imagen de una sala de juego privada cerrado al lado de un puesto de la ONCE

Consejo Empresarial del Juego (CEJUEGO) ha denunciado el doble rasero existente entre juego público y privado. Su director general, Alejandro Landaluce, ha puesto de manifiesto las "duras" restricciones que está sufriendo el sector del juego privado a nivel nacional y autonómico. Según afirma Landaluce: "no van dirigidas a proteger al ciudadano, sino al juego de gestión pública".

CEJUEGO afirma que mientras su sala de juego permanece cerrada por las restricciones exigidas, que el sector público aprovecha esta situación para ocupar el mercado. Pone de ejemplo el juego instantáneo de la ONCE que se está llevando a cabo en muchas provincias. Según ellos, las regulaciones impuestas "ahogan aún más a un sector gravemente afectado por la crisis de la COVID" además de mantener al margen al sector del juego público. 

Sus representantes han recordado que, además de suponer una actividad de ocio y entretenimiento totalmente regulada y normalizada en nuestro país, el juego privado ha generado antes de la crisis de la COVID-19 47.178 empleos directos, 174.500 indirectos, solo en su actividad presencial. Además de 1.025 millones de euros en el sector de hostelería que equivalen al coste laboral de 54.263 empleados en este sector. Además, el sector del juego contribuye con más de 1.300 millones de euros a las arcas públicas del Estado. 

Comentarios