sábado. 24.02.2024

En el Congreso, la traducción y transcripción de las lenguas cooficiales durante las sesiones de pleno tienen un costo promedio de alrededor de 4.500 euros por cada jornada. A este monto se suma la inversión inicial de 53.000 euros destinada a la adquisición de auriculares, micrófonos y otros dispositivos técnicos para cumplir con el compromiso del Gobierno hacia ERC y Junts.

La inclusión de las lenguas cooficiales en el Congreso fue una demanda de los independentistas de ERC y Junts para respaldar a Francina Armengol como presidenta, asegurando la mayoría para el PSOE y Sumar en la Mesa de la Cámara.

Armengol anunció la posibilidad de utilizar las lenguas cooficiales desde el momento en que asumió la presidencia. Posteriormente, se aprobó una reforma del Reglamento para detallar esta medida en las normas de la Cámara.

Para implementar la medida, se destinaron 53.000 euros en medios técnicos, incluyendo auriculares para los diputados y el alquiler de equipos como petacas y antenas de radiofrecuencia, siendo la mayor parte de la inversión inicial.

El cálculo del costo de la traducción quedó pendiente y depende del número de traductores y horas de trabajo. En las dos primeras semanas de pleno, se pagaron entre 3.600 y 5.000 euros diarios por traductores, según datos del Portal de Transparencia del Congreso.

Durante el primer pleno ordinario, que abordó la reforma reglamentaria para regular el uso de lenguas cooficiales, se pagaron 3.630 euros al día. En la siguiente sesión, la investidura de Alberto Núñez Feijóo, el costo fue de 5.082 euros por día en las dos primeras jornadas y 3.630 euros en la segunda votación.

En total, se desembolsaron 21.054 euros en traductores de catalán, gallego y euskera en cinco días, con un promedio de algo más de 4.200 euros diarios.

A estos costos se suman los servicios de transcripción de intervenciones en lenguas cooficiales, que en cinco jornadas totalizaron 1.499,19 euros, con una media diaria de 300 euros. Esto se añade a la factura promedio de 4.200 euros al día por traductores.

En las sesiones del Congreso, algunos grupos parlamentarios, como Junts y gran parte de Esquerra, se expresan exclusivamente en catalán, mientras que el PNV y Bildu optan por intervenciones bilingües. Queda por ver cómo se implementará el servicio de traducción y transcripción en las comisiones parlamentarias.

Cabe destacar que el aragonés no está incluido entre las lenguas cooficiales, y algunos diputados, como Jorge Pueyo de la Chunta Aragonesista, utilizan el aragonés en sus intervenciones sin que sea traducido ni transcrito, ya que no es reconocido oficialmente en su comunidad autónoma.

Cada día de traducción de lenguas cooficiales en el Congreso cuesta 4.500 euros