viernes. 01.03.2024

Las multas serán de 100 euros cuando el perro vaya suelto fuera de los espacios habilitados pero no suponga un peligro; de 300 euros si supone un peligro para otras personas o para el entorno; y de 600 euros cuando estén en parques infantiles, según contempla la ordenanza sobre la protección, tenencia y venta de animales. 

Por otro lado, el Ayuntamiento ha empezado a desplegar las 109 zonas "de uso compartido" donde los perros podrán ir sin correa en determinadas horas del día. 

No son zonas exclusivas para estos animales, sino que "hay que convivir con el resto de usuarios" y los usos que estos hagan, y por eso una señal marcará cuándo pueden ir sin atar. 

Desde junio equipos de informadores "se han desplegado en estas zonas para dar a conocer la normativa" y, según las previsiones del Ayuntamiento, entre diciembre y enero se terminarán de señalizar las 109 zonas repartidas por los 73 barrios. 

Así, estos 109 espacios se añaden al resto de áreas para perros, que suman un total de 225 puntos con 900.000 m2 disponibles para que vayan sin correa. 

Con esta iniciativa, Barcelona pretende espacios abiertos para que los perros "se diviertan, socialicen y puedan hacer actividad física, necesaria para su salud", detalla el comunicado. 

Barcelona multará por llevar los perros sin atar en zonas no habilitadas