martes. 23.04.2024

El Ayuntamiento de València se prepara para recibir a más de un centenar de familias afectadas por el reciente incendio en Campanar, que arrasó con sus hogares y pertenencias. En un nuevo edificio ubicado en el barrio de Zafranar, se están ultimando los detalles para ofrecer un lugar habitable a estas familias. Se trata de 131 viviendas, distribuidas en siete plantas, que estarán completamente amuebladas y listas para ser ocupadas la próxima semana.

Las familias damnificadas, que actualmente se alojan en un hotel de la ciudad, encontrarán en estas nuevas viviendas un lugar provisional donde reconstruir sus vidas. Con entre 2 y 3 dormitorios y hasta 75 metros cuadrados, estas viviendas ofrecen un espacio cómodo para suplir la pérdida de sus antiguos hogares.

El edificio, cedido por el Ayuntamiento, está rodeado de servicios y comodidades, como colegios, hospitales y supermercados en los alrededores. Además, ha recibido una avalancha de solidaridad por parte de empresas valencianas y nacionales, que han contribuido con mobiliario y enseres para equipar las viviendas.

Las viviendas están equipadas con lo básico para vivir, incluyendo camas, almohadas, utensilios de cocina, toallas y kits de limpieza. Además, cuentan con acabados de calidad, como suelos de tarima y cocina equipada con lavadora y lavaplatos.

El complejo también ofrece 84 plazas de garaje y 22 trasteros distribuidos en dos sótanos, así como 131 plazas de bicicleta en la planta baja. Las viviendas están divididas en dos tipos: 85 de ellas tienen dos dormitorios y una superficie útil de entre 45 y 53 metros cuadrados, mientras que las 46 restantes cuentan con tres dormitorios y una superficie entre 65 y 74 metros cuadrados.

Esta medida busca paliar, aunque sea mínimamente, la necesidad urgente de las familias afectadas de contar con un lugar donde vivir y reconstruir su vida familiar. Además, el Ayuntamiento ha habilitado un espacio en el barrio del Grau, equipado con ordenadores portátiles y wifi, para que los afectados puedan trabajar o comunicarse de forma telemática.

Así será el nuevo hogar para los afectados por el incendio en Valencia