miércoles 5/8/20

Antonio Garamendi: “Si no abrimos las fronteras, Grecia, Italia o Portugal se quedarán con los turistas”

Playa de Barcelona
Playa de Barcelona

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha vuelto a insistir este lunes en la demanda que el sector turístico español lleva semanas enarbolando, la de abrir, cuanto antes, las fronteras al turismo internacional para evitar que otros países capten a esos clientes. En concreto, Garamendi se ha referido a la posibilidad de que países como Grecia, Italia y Portugal se queden con los turistas que podrían venir a España, según ha asegurado en una entrevista concedida esta mañana a la cadena SER. 

El máximo representante de los empresarios españoles ha recordado el importante peso del sector turístico en España. “En junio factura uno 12.000 millones de euros, en julio 16.000, en agosto 18.000 y en septiembre alrededor de 13.000 millones.Son datos suficientemente importantes como para plantearse actuar lo antes posible”, ha asegurado el directivo.

Durante su intervención también ha reconocido que la CEOE vuelve a estar dispuesta a negociar y a sentarse en la mesa del Dialogo Social. “Nunca nos hemos levantado. Lo que ocurrió es que hubo un momento que cuando llegamos ya estaban otros sentados”, ha comentado en referencia a la polémica negociación en el PSOE y Bildu para derogar la reforma laboral.

Garamendi está convencido que “una derogación completa no es posible” y ha recordado que los organismos internacionales han recocido los beneficios de esa reforma. Por ello insta “a centrarse en aquellas cosas positivas que ha tenido esa legislación”. Y reconoce que volverán a sentarse “por responsabilidad”. 

En materia de relaciones laborales Garamendi también ha pedido al Gobierno que acelere la regulación de los ERTE en los sectores más afectados por la crisis como el turístico o el motor, para que los empresarios puedan planificar sus estrategias de negocio sobre una base lo más sólida posible. 

Respecto al sector del la automoción, en el foco de la atención mediática ahora tras el anuncio del cierre de Nissan, Garamendi ha reconocido que en el caso de esta compañía los problemas venían ya muy lejos. Pero sí ha mostrado su preocupación por “la peligrosa tendencia nacionalista que se atisba en este sector”. “Cuidado con hablar de esto en España. Es cierto que como a Francia se le ocurra pensar que sólo se va a fabricar todo allí, en España tendremos un problema”, ha advertido. 

Garamendi ha recordado que “España ha demostrado ser un buen país para fabricar coches”, y por eso es necesario que el Gobierno y el sector privado trabaje conjuntamente para cuidar esa industria.