viernes. 21.06.2024

Salvador Illa, ministro de Sanidad, ha anunciado este viernes mediante una rueda de prensa que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios autoriza el desarrollo del primer ensayo clínico de una vacuna anti-COVID-19. Esa actividad supone la segunda fase de examinación del fármaco en cuestión. 190 personas sanas de tres hospitales diferentes se someterán a la prueba de la vacuna. En concreto, los centros hospitalarios elegidos para probar dicha vacuna van a ser dos madrileños y uno cántabro: Hospital Universitario La Paz, Hospital de La Princesa y Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, respectivamente.

Esta segunda fase de examinación se realizará en España, pero también en otros dos países europeos como Bélgica y Alemania. La primera fase de este ensayo clínico se realizó en Bélgica también, así como en el país norteamericano de Estados Unidos. Las pruebas que se llevaron a cabo en la primera fase tuvieron como protagonistas a 1.045 personas. En las pruebas de la segunda fase, que son las que se harán en España, Alemania y Bélgica, tienen previsto contar con 590 personas. Estos datos los ha proporcionado el ministro de Sanidad, quien también ha señalado que "habrá una fase tres en el ensayo clínico antes de lograr una aprobación para su comercialización".

El ensayo clínico de la vacuna anti-COVID-19 lo desarrollan en la empresa multinacional estadounidense Johnson & Johnson. Según el ministro de Sanidad, se espera que el comienzo del ensayo clínico se haga de manera inmedianta, aunque ha sido precavido y no ha querido mencionar ninguna fecha de inicio. Las palabras de Illa han sido las siguientes: "Aquí hay que valorar hacerlo todo lo más rápido posible, pero con seguridad. Estamos hablando de al menos un mes, o de algunos meses". "La selección del centro y el reclutamiento corre a cargo de la compañía". Además, añade que los ensayos clínicos deben seguir un protocolo. 

Algunos periodistas han preguntado al ministro si el hecho de participar en el ensayo beneficia de algún modo a España, a lo que Illa ha respondido con las palabras siguientes: "A nivel de reparto no nos da ninguna ventaja", pero sí ha destacado que "es un reconocimiento a la calidad investigadora de nuestro sistema de salud", aunque "no supone ninguna ventaja respecto a obtener más dosis u obtenerlas antes".

España autoriza su primer ensayo en humanos de una vacuna contra la COVID-19