sábado. 02.03.2024

La Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo ha lanzado una nueva versión de su campaña de prevención de ahogamientos en espacios acuáticos #StopAhogados en la que moderniza su imagen y acerca a la población, con mensajes directos y básicos, las recomendaciones para lograr una actividad acuática segura.

Esta iniciativa tiene como objetivo concienciar a la población sobre la importancia de adoptar medidas de seguridad y prevenir situaciones de riesgo en entornos acuáticos, una iniciativa que lleva a cabo desde 2016, tras la puesta en marcha un año antes del Informe Nacional de Ahogamientos (INA), la única estadística que ofrece información sobre las muertes por ahogamiento no intencional a diario en España.

La estrategia de sensibilización se basa en una combinación de acciones de divulgación, material informativo y difusión de vídeos e infogramas en las redes sociales corporativas de la Federación Española con la etiqueta #StopAhogados para llegar a un público amplio y concienciar sobre las medidas de seguridad necesarias para disfrutar del agua.

La campaña #StopAhogados busca sensibilizar a la sociedad sobre los riesgos asociados a los espacios acuáticos y promover hábitos seguros para disfrutar del agua. Con un enfoque educativo y preventivo, se brindará información clave sobre las medidas de seguridad básicas, como el uso de chalecos salvavidas, la supervisión constante de menores, la importancia de conocer el entorno y la necesidad de evitar conductas temerarias.

La nueva formulación de campaña #StopAhogados de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo se centra en estos consejos:

Conocer y respetar las normas de la zona de baño

Es esencial tener en cuenta que cada espacio natural o instalación acuática tiene sus propias normas y regulaciones específicas. Antes de adentrarse en el agua, es fundamental informarse sobre las reglas del lugar, tales como las áreas permitidas para bañarse y las posibles restricciones existentes.

Nunca dejar a un menor solo

La supervisión constante de niños y niñas en el agua es vital. Es imprescindible asegurarse de que haya una persona adulta responsable presente y vigilando a los niños en todo momento. Nunca se debe confiar en que un o una menor pueda cuidar de sí mismo en un entorno acuático, ya que pueden ocurrir situaciones imprevistas y peligrosas en cuestión de segundos.

Bañarse siempre en zonas con vigilancia

Es un elemento de seguridad bañarse en áreas que cuenten con socorristas o personal de vigilancia. El personal profesional está capacitado para responder ante situaciones de emergencia y brindar asistencia en caso de ser necesario.

Observar el color de la bandera en la playa

Antes de adentrarse en el agua, es fundamental revisar el color de la bandera en la playa. Las banderas desempeñan un papel crucial como sistema de señalización para indicar las condiciones actuales del mar.

Identificar y alejarse de las corrientes de retorno

Es importante ser consciente de la presencia de las corrientes de retorno, que son flujos de agua que se dirigen mar adentro y pueden representar un peligro. Al encontrarse atrapado en una corriente de retorno, es fundamental no intentar nadar en contra de ella, ya que esto puede aumentar el riesgo de ahogamiento. En su lugar, se recomienda nadar paralelamente a la orilla, hasta salir de la corriente, y poder nadar hacia la costa para regresar a tierra firme.

No confiar en el material de flotación y no alejarse de la orilla

En cuanto al uso de material de flotación, como flotadores o colchonetas inflables, es importante tener en cuenta que si bien pueden brindar diversión en el agua, no deben considerarse dispositivos de seguridad confiables. Es fundamental no alejarse demasiado de la orilla y no confiar exclusivamente en ellos para mantener la seguridad durante la actividad acuática. Estos objetos pueden desinflarse, volcarse o desprenderse, lo que podría poner en peligro la integridad de las personas que los están utilizando.

No practicar juegos peligrosos en el agua ni en zonas rocosas
Es esencial evitar juegos peligrosos que puedan poner en riesgo la seguridad de quienes se bañan, evitando lanzarse desde acantilados o muelles o en instalaciones acuáticas sin tener en cuenta la profundidad del agua. Además, es preciso evitar jugar en zonas rocosas, ya que estas superficies resbaladizas y afiladas pueden provocar lesiones graves.

7 consejos para lograr una actividad acuática segura, según Salvamento