sábado. 22.06.2024

Seis de cada 10 madres ponen normas en el hogar para hacer un uso más responsable de la tecnología, aunque la mayoría de estas normas son solo para los hijos y no afectan a la gestión que los adultos hacen de las pantallas. Sin embargo, aunque un 45% aunque reconoce que deberían dedicarles menos tiempo, no se sienten mal por ello y no creen estar dando mal ejemplo a sus hijos e hijas.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio 'Malamadre En Modo Avión' presentado este miércoles en rueda de prensa por el Club Malasmadres y Movistar sobre la capacidad de desconexión de las familias y el uso de la tecnología, en el Espacio de la Fundación Telefónica, en Madrid.

El estudio también revela que, mientras que un 45% de las encuestadas reconoce que debería usar el móvil menos tiempo, otro 44% afirma sentir malestar cuando toma conciencia del tiempo que pasa delante de la pantalla. Solo el 7% de las mujeres encuestadas considera que hace un uso saludable y equilibrado del móvil.

El informe --realizado mediante una encuesta online a 4.456 mujeres con hijos, entre el 21 de noviembre y el 1 de diciembre de 2022-- constata también que cinco de cada diez mujeres pasan una media de entre dos y cuatro horas diarias frente al móvil y que un 83% de las mujeres encuestadas consultan el tiempo de uso diario en sus dispositivos.

Por ello, consideran que la principal forma de poner límites a sus hijos en el uso de las pantallas es controlar el tiempo y los horarios de conexión, seguida del uso de controles parentales que ayudan, además, a hacer un uso más responsable de la tecnología.

Asimismo, el estudio indica que siete de cada diez mujeres cree importante controlar el uso que se hace del móvil en sus casas, aunque un 60% lo utiliza para atender asuntos laborales cada día o varias veces a la semana por lo que reconocen que la desconexión es complicada.

De la encuesta se desprende que es común atender temas personales o consultar el móvil para otros asuntos durante la jornada laboral (para un 71% de las mujeres con empleo encuestadas). En cualquier caso, las encuestadas reconocen que el tiempo de uso del móvil les aleja de otras actividades como el autocuidado o el ocio cultural, como la lectura.

"Nos hemos acostumbrado a valorar el buen uso o mal uso de la tecnología contando las horas, cuando aumenta el número de horas utilizadas, nos llega a producir malestar. Estamos en una situación digital y no sé hasta que punto es posible la desconexión digital", ha destacado la fundadora del Club Malasmadres, Laura Baena.

"El control del tiempo se convierte en una necesidad para tomar conciencia, es la principal herramienta que tenemos", ha añadido la socióloga del Club de Malasmadres, Maite Egoscozabal.

MÁS TIEMPO PARA LAS REDES SOCIALES

Además, el 80% de las encuestadas reconoce que donde más tiempo pasa es en las redes sociales, seguido de las aplicaciones de mensajería como WhatsApp o Telegram (70%). Sin embargo, dedican menos tiempo a aquellas aplicaciones que ofrecen contenido en diferentes formatos como podcasts, música, películas o series.

"La mayor parte del tiempo dedicado al móvil lo utilizamos para las redes sociales. Cuando nacieron los móviles el objetivo era acercarnos, la comunicación inmediata, esto fue evolucionando, aparecieron las redes sociales y se ha dado la vuelta. En primer lugar, aparece estar conectado a las redes sociales, y en segundo lugar, la comunicación que cada vez más lo hacemos mediante la mensajería", ha destacado Egoscozabal.

Sobre el uso y percepción de las redes, para un 51% de las encuestadas son un entretenimiento y a un 25% les ayuda a desconectar, mientras que un 52% con perfiles en ellas comparte contenido en sus canales y el 70% niegan usar filtros en sus publicaciones.

"Una de las claves está en que seamos conscientes de para qué estamos utilizando el móvil y seamos nosotros los que vayamos a buscar el móvil para algo que tengamos o que nos apetezca hacer y no que nos busque el móvil a nosotros", ha señalado el psicólogo y experto en emociones y neuroeducación, Rafa Guererro.

Por todas estas razones, también se ha lanzado la iniciativa 'Malamadre en modo avión' con un decálogo de buenas prácticas para el día a día para ayudar a la desconexión digital, con medidas como medir el tiempo que se pasa ante el móvil, analizar el contenido que se consume, cuestionarse para qué se usan las pantallas y el tiempo que se dedica a ello.

También aconsejan reflexionar sobre las emociones que provoca el consumo del móvil, no limitar su consumo a un uso pasivo, intentar ser un ejemplo para los hijos, pensar en normas de desconexión en familia y no sentirse culpable de la situación generada por la utilización de este tipo de dispositivos.

"Cuando nuestros hijos leen mucho contamos que leen porque nos hace parecer mejores madres, pero si son buenos a un videojuego no lo contamos tanto poque no sabemos si es bueno o malo, porque nos hace parecer peores madres por que les dejamos estar delante de una consola", ha concluido la experta digital, Maria Zabala.

Un 60% de las madres pone normas en el hogar para el uso del móvil