jueves. 01.12.2022

El confinamiento por coronavirus en Shanghái está dando la vuelta al mundo. Las imágenes que podemos ver a través de los medios es algo que nos deja sin palabras. Ahora encontramos restricciones más duras que antes. En el vídeo se puede ver cómo funcionarios utilizan ganchos, los mismos que utilizan con los animales, para los ciudadanos.

El hombre, acorralado en la calle por varios agentes, no lleva mascarilla.

Los funcionarios, en este caso, llevan EPI y mascarilla, y emplean el gancho metálico para no tocar al ciudadano y poder reducirlo. Es la consecuencia de no quedarse en casa y además no utilizar la mascarilla.

Los mismos ganchos metálicos son empleados para capturar a perros de personas que están contagiados de coronavirus.

A pesar de que se haya creado un centro para la cuarentena de mascotas, en las calles de esta ciudad se están asesinando a decenas de animales por la calle, incluidos gatos. Si no son ahogados en bolsas de plástico, son apaleados. 

Los estudios científicos no han demostrado que estos animales transmitan la enfermedad, pero, por desgracia, son asesinados por pertenecer a una persona que está infectada.

La censura en el país también se muestra en el ámbito sanitario. Las imágenes de los medios muestran cómo pacientes tienen buenos cuidados, en cambio, miles de personas duermen en cajas de cartón en hospitales.

Los contagios han alcanzado el pico más alto desde el inicio de la pandemia.

La violencia de Shangái durante el confinamiento
Comentarios