lunes. 15.04.2024

Raymond Tavita es un chico que nació con espina bífida. Tavita fue ayudado por el hospital ‘Schriners’ en el cual le operaron la deformidad de su pie hasta tal punto de poder mantenerse en pie en ciertos momentos. “Me operaron para asegurarme de que el pie permaneciera plantado. Ahora hay clavos en mi pie que mantienen mis propios dedos ", afirmó el americano. Esta operación le permitió andar distancias cortas sin la necesidad de su silla de ruedas, pese a seguir siendo dependiente de esta. Sin embargo, en 2017, a Tavita le robaron su silla de ruedas.

El representante estatal de Hawai, John Mizuno, compartió la historia de este chico en redes sociales. Esto desembocó en un ‘efecto llamada’ y en una respuesta solidaria por parte de los hawaianos. “Unas semanas después, tuvimos más de 25 sillas de ruedas donadas y un par de sillas de ruedas electrónicas”, desveló Tavita. El protagonista de esta historia recibió dos de las sillas donadas y el resto fueron entregadas a otras personas con discapacidades físicas.

La solidaridad fue la semilla de un nuevo proyecto

Esta historia le ha sugerido a Raymond Tavita poner en marcha un proyecto. Por ello, este chico americano actualmente está poniendo en marcha una organización sin ánimo de lucro llamada ‘The Ohana You Don’t See’, que en español sería ‘La Ohana (familia) que no ves’. “Me di cuenta de que era un servicio que podía brindarle a la gente” declaró el propio Tavita.

Esta organización ha hecho público un llamamiento pidiendo a todas las personas que puedan donar sus sillas de ruedas, que ya no necesiten, para poder llevarlas a personas discapacitadas. Incluso han pedido sillas de ruedas que estén rotas. “Tenemos una persona que puede repararlas (las sillas de ruedas), así que incluso si están rotas pueden enviárnoslas, sólo estamos pidiendo cualquier tipo de silla de ruedas para que podamos seguir adelante y distribuirlas entre los necesitados".

Hawaianos donan masivamente sillas de ruedas a raíz del robo de una