jueves. 29.02.2024

El cantante canadiense, Justin Bieber, ha confesado en su última entrevista para GQ, que el éxito le llevó a tener problemas de drogadicción en algunos episodios de su vida. Además de incidir en que su mujer le ha salvado por su profunda fe en Dios.  Ha relatado que en varias ocasiones sus guardaespaldas le llegaron a tomar el pulso para comprobar si seguía vivo mientras dormía. 

Alcanzó la fama siendo un adolescente de 15 años, pero pese a su carrera de éxito el artista se sentía triste y deprimido. Pronto comenzó a tener problemas con la ley por su comportamiento inusual y conflictivo, que era fruto de malas compañías, que sin duda se aprovechaban de sus flaquezas. 

Bieber ha reconocido que se siente tremendamente afortunado de contar con su esposa y de su relación con Dios. Su matrimonio no empezó todo lo bien que parecía. Justin reveló que padecía la enfermedad de Lyme en enero del año pasado. El cantante ha confesado que su mayor refugio son su esposa y Dios. Su último disco, "Freedom" está inspirado en el cristianismo y su fe en Dios.

Justin Bieber se refugia en Dios para superar las adicciones: "Las drogas fueron un...