martes 11/8/20

La bajada de contagios en Portugal levanta el confinamiento a 19 áreas de Lisboa

La región se había sometido a un mes de encierro domiciliario 

COVID-19 en Portugal
Fuente: Twitter
COVID-19 en Portugal Fuente: Twitter

En el día de ayer, jueves, el Gobierno de Portugal decidió librar del confinamiento a 19 áreas de la región de Lisboa. Con la intención de controlar el brote detectado, aplicaron la citada medida el 1 de julio.

Tras una progresiva mejora en las cifras un mes después, el Consejo de Ministros ha puesto fin al "deber de recogimiento domiciliario", una versión del confinamiento algo más suave que el impuesto de España que implicaba que los ciudadanos solo debían salir de casa para actividades esenciales como trabajar o comprar alimentos y medicinas, así como para hacer deporte. 

La restricción afectaba a 19 "freguesías" -órgano administrativo un escalón por debajo del Ayuntamiento similar a las parroquias- de municipios aledaños a la capital donde se concentraban la mayoría de los brotes: Amadora, Odivelas, Sintra, Loures. En el caso de la ciudad de Lisboa, la limitación se ceñía a la freguesía de Santa Clara, al norte, por lo que el centro de la capital quedó fuera. En un principio, la medida estaba vigente hasta el 14 de julio, pero las autoridades portuguesas decidieron prolongarla otros 15 días más para consolidar, dijeron hace dos semanas, la tendencia decreciente. 

Estas zonas, llamadas "freguesías" pasarán a partir del 1 de agosto a un nivel inferior de alerta, el "estado de contingencia", que está en vigor en el resto de la región de la capital. En esta región se mantendrán las restricciones horarias actuales -la generalidad de los establecimientos debe cerrar a las 20.00 horas, los supermercados a las 22.00 horas y se prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública-, así como la limitación de concentraciones a un máximo de 10 personas. Estas medidas se mantienen dado que "han demostrado ser muy eficaces", según ha dicho la ministra de Presidencia de Portugal, Mariana Vieira da Silva, al término del consejo.

Mientras, el resto de país se encuentra en estado de alerta -el más bajo- solo con medidas de protección y distancia social que no afectan sustancialmente al día a día de los ciudadanos.

La decisión se esperaba desde hace días. El pasado lunes, el ministro de Administración Interna, Eduardo Cabrita, dijo en rueda de prensa tras reunirse con los municipios más afectados que "las medidas tomadas dieron frutos". Cabrita defendió que actualmente no hay razones para mantener esas 19 parroquias en una situación diferente a la del resto del área metropolitana de Lisboa. Según indicó, los contagios en estas áreas han pasaron de una media de entre 350 y 400 casos a cerca de 170 casos en la última semana, "indicadores mejores que los de la vecina España", dijo. La tasa de contagio del virus es ahora inferior a 1, con indicadores que varían entre el 0,7 y el 0,8, señaló el ministro.

El Gobierno ha anunciado ligeras modificaciones para los restaurantes para ampliar su horario, aunque tendrán que cerrar a la 1 de la madrugada. Los bares y las discotecas permanecerán cerrados, pero podrán "funcionar como cafeterías o pastelerías", siguiendo sus mismas reglas. Las pistas de bailes no podrán utilizarse.

Según los datos de la Dirección General de Salud (DGS), en las últimas 24 horas hubo 255 nuevas infecciones notificadas y dos muertes más, lo que eleva el balance de la pandemia en el vecino luso a un total de 1.727 fallecidos y 50.868 contagios.La región de Lisboa continúa concentrando dos tercios de los nuevos casos que se registran diariamente.

Comentarios