viernes. 01.07.2022

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha dado por invadida la ciudad sitiada de Mariúpol y ha comunicado que cancela la orden de atacar la acería de Azovstal, donde permanecen atrapados unos 2.000 combatientes ucranianos y unos 1.000 civiles.

"Considero inapropiado el asalto propuesto a la zona industrial. Ordeno cancelarlo", comentó el mandatario al ministro de Defensa Serguéi Shoigú, en una cita transmitida por la televisión pública Rossía 24.

Putin confirma que su opción de no asaltar la planta de Azovstal es para impedir bajas entre los soldados rusos. "No hay necesidad de arrastrarse bajo tierra a través de estas instalaciones industriales", dijo. "Bloqueen esta área industrial para que ni una mosca pueda escapar", ha apuntado de acuerdo a la agencia Reuters.

Poco antes, el presidente de la república rusa de Chechenia, Ramzán Kadírov, había afirmado que la fábrica de fundición de acero estaría bajo control ruso este mismo jueves. "Hoy, antes del almuerzo o después del almuerzo, Azovstal estará completamente bajo el control de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa", ha mencionado añadiendo que los soldados ucranianos todavía tienen tiempo de bajar las armas, según ha comunicado la agencia de noticias rusa TASS.

"Carecen de agua, comida, medicina y ayuda"

Las fuerzas de la autoproclamada República Popular de Donetsk anunciaron el pasado martes el comienzo de un ataque contra la acería Azovstal luego de que se confirmara que las fuerzas ucranianas se encontraban cerca de las instalaciones.

A continuación, Moscú propuso a las fuerzas ucranianas deponer las armas y entregarse, lo que ha sido denegado por el comandante adjunto del Batallón Azov, un grupo neonazi integrado en las fuerzas de seguridad ucranianas, Sviatoslav Kalyna Palamar.

Siguiendo esta línea, David Arajamia y Mijailo Podoliak, miembros de la delegación negociadora ucraniana, han enseñado en las últimas horas la disposición de Kiev a mandar un equipo negociador a la ciudad para seguir con las conversaciones con la parte rusa con el objetivo de evacuar civiles y personal militar de Mariúpol.

El vicealcalde de la ciudad, Sergei Orlov, avisó el miércoles en conversaciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC de que hay "muchos" civiles refugiados en la acería Azovstal. "Carecen absolutamente de todo. Carecen de agua, comida, medicinas y ayuda. Rusia bloquea absolutamente todo, cualquier ayuda humanitaria o evacuación", denunció.

Putin domina Mariúpol y cancela atacar la planta de Azovstal
Comentarios