martes. 23.07.2024

Francia está viviendo una gran vorágine a nivel social, con muchas protestas a raíz de la decisión de Emmanuel Macron de retrasar la edad de jubilación de los 62 años a los 64 años sin pasar por el Parlamento francés. Las manifestaciones no autorizadas continuaron este sábado por la madrugada en numerosas ciudades a lo largo del país, acabando algunas en disturbios.

La emblemática plaza de la Concordia fue tomada por manifestantes franceses, que organizaron diversas protestas de manera espontánea y al margen de los sindicatos o partidos desde el jueves, cuando el presidente francés aprobó el decreto, sin voto impopular, la reforma de las pensiones que eleva la edad mínima de jubilación.

Otras ciudades celebraron protestas más madrugadoras, como Marsella (sur), y en localidades como Mulhouse (este de Francia) hubo sindicalistas que se agruparon alrededor de las rotondas, al igual que en la época de la revuelta de los "Chalecos Amarillos" (2018),

París no fue la única urbe con notables disturbios en las últimas 24 horas. En Lyon, hubo un intento de invadir y de quemar la sede de una Junta de distrito. Una treintena de personas resultaron arrestadas. 

Prosiguen las propuestas en Francia por el retraso en la edad de jubilación