lunes. 22.07.2024

En 2021, GNN informó que una pintura de un cerdo verrugoso en la isla de Sulawesi, en Indonesia, se había convertido en la pintura rupestre más antigua jamás descubierta, que data de hace más de 45.000 años. No solo se ha batido ese récord con otra pintura en la misma isla, sino que el nuevo descubrimiento también establece el récord de la historia narrativa más antigua representada a través del arte: una escena de caza con híbridos de humanos y aves del año 49.000 a.C.

La pintura fue descubierta originalmente en el año 2017, cuando científicos de la Universidad de Griffith en Australia estaban inspeccionando cuevas en la isla de Sulawesi, en el este de Indonesia.

El clima y la topografía especiales de la isla han permitido que estas pinturas rupestres y los pigmentos utilizados para crearlas sobrevivan decenas de miles de años más que el arte rupestre encontrado en otros continentes como Europa y Australia. El agua que se filtra a través de la roca kárstica que forma la cueva crea pequeños botones parecidos a las palomitas de maíz llamados calcitas que protegen los pigmentos.

El láser brilla a través de las calcitas y es capaz de medir la edad de la aglomeración de la capa inicial de calcita, la más cercana a la pintura. Con esta técnica, los científicos pudieron reevaluar las fechas de las pinturas estudiadas anteriormente, produciendo nuevas estimaciones que en ocasiones eran 4.000 años más antiguas de lo que se creía previamente.

Lo que ha deducido como resultado es que, los humanos que vivían en Sulawesi practicaban la pintura con fines de ceremonia hace más de 50.000 años. "No eran espacios de vida comunes", dijo Renaud Joannes-Boyau sobre las cuevas, a las que era difícil llegar. El coautor del estudio publicado este miércoles en la revista Nature, Joannes-Boyau, cree que las cuevas eran lugares a los que los humanos irían "con un propósito y probablemente esté vinculado a algún tipo de ceremonia".

Se cree que la enigmática escena representada en la pared representa una narración de caza, pero producto de la imaginación más que de la realidad. Las figuras de palo son, lo que en antropología se llama "teriántropos", o híbridos humano-animal.

"Eso es algo nuevo, algo muy importante, algo que sucedió mucho más antiguo de lo que pensábamos", dijo Joannes-Boyau para NBC "La representación de figuras humanas ya es extremadamente rara, pero la narración de historias de 51.200 años de antigüedad es aún más increíble".

La pintura rupestre más antigua del mundo tiene 51.200 años de antigüedad