martes. 16.04.2024
El reto añadido a esta acción que ya parece más que imposible, eran las bajas temperaturas. El público tuvo que visitar al músico entre mantas, ya que las temperaturas no superaban los seis grados.  Otra de las peculiaridades es que entre las 6:45 y 7:00 de la mañana deja de tocar coincidiendo con la hora azul, es decir, justo con la salida del sol.

El suizo Alain Roche sorprende tocando el piano a 10 metros de altura