sábado. 25.05.2024

Esta semana ha tenido su arranque la cumbre del G20 en la ciudad indonesia de Bali, siendo esta la primera vez que ocurre desde la invasión a Ucrania por parte de Rusia el pasado 24 de febrero. A esta nueva cumbre acudió Pedro Sánchez acompañad de su esposa, Begoña Gómez, apareciendo con una vestimenta especial donde el color azul era el protagonista, a modo de homenaje a la bandera ucraniana.

El presidente español apareció con una camisa azul, mientras que su esposa vestía un vestido amarillo con un atuendo de color azul. Y es que la guerra de Ucrania ocupa todas las miradas de esta cumbre, poniendo principalmente la atención en el presidente chino, Xi Jinping, para tratar de saber si se podrá contar su apoyo de cara a las siguientes semanas de conflicto.

Un conflicto que, tras los misiles impactados en la frontera de Polonia con Ucrania parecía que iría a peor en cuanto a magnitud, pero que por el momento, se mantiene en calma. Sánchez pidió al presidente chino que usase su influencia sobre Rusia, para que esta ponga final al conflicto armado.

Y es que China mantiene vínculos de alto rango con Rusia, aunque ha mostrado en reiteradas ocasiones su apoyo a la soberanía nacional de Ucrania. Por ese motivo, unos y otros tratan de ganarse el apoyo absoluto de China, aunque, por el momento, Xi Jinping y los suyos procuran mantenerse al margen.

Tan solo faltan 100 días para que se cumpla un año completo desde el comienzo de la guerra e invasión a Ucrania por parte de Rusia y lejos de que esta se frene, el Kremlin parece enfocado en continuar, sin haber intenciones por su parte de llegar a un fin del conflicto.

Pedro Sánchez y su mujer homenajean a Ucrania con su vestimenta en el G20