jueves. 13.06.2024

"El milagro en Haneda", como se le llama, vio un Airbus A350 propiedad de Japan Airlines incendiarse por completo, pero todos los pasajeros y miembros de la tripulación escaparon a un lugar seguro.

Las investigaciones sobre el incidente detallan que el piloto recibió el visto bueno de la torre de control para aterrizar, pero un avión de la Guardia Costera japonesa estaba cruzando la pista en ese momento. Al golpearlo, el avión se incendió y tuvo que detenerse por completo desde la velocidad de aterrizaje antes de que pudiera llevarse a cabo la evacuación.

Las imágenes tomadas de las redes sociales muestran a los pasajeros filmando el incendio desde el interior del avión poco después del aterrizaje, mientras la gran mayoría de los que estaban a bordo permanecían notablemente tranquilos.

"Escuché una explosión unos 10 minutos después de que todos y yo bajáramos del avión", dijo a Reuters el pasajero Tsubasa Sawada, de 28 años. "Sólo puedo decir que fue un milagro, podríamos haber muerto si llegamos tarde".

Reuters también escuchó a un experto en seguridad aérea de una consultora con sede en el Reino Unido, quien dijo que al parecer nadie abandonó el avión con un bolso de mano, lo que, según dijo, ha sido parte de los anuncios de seguridad en vuelo durante años. Consideró que la tripulación hizo un trabajo excelente. Se comunicaban con megáfonos desde que se rompió el intercomunicador del avión.

"Realmente es una lección para el resto del mundo", dijo Geoffrey Thomas al Japan Times, quien lo describió como "un experto en aviación" que señaló que a pesar de lo que vivieron los pasajeros, la gente siguió los procedimientos de salida de los libros de texto.

El Times habló con dos pasajeros de mediana edad que temían lo peor, pero aun así lograron mantener los nervios y evacuar rápidamente.

Unos pasajeros y la tripulación consiguen evacuar un avión en llamas en Japón