viernes. 14.06.2024

Esta pareja se ha hecho famosa, además de por la edad de cada uno, por fabricar cochecitos y juguetes de plástico que han alegrado a miles de niños en el barrio argentino José C. Paz, Buenos Aires. 

La mayor de sus hijos, ya tiene nada más y nada menos que 76 años. "Él era campesino en el pueblo de Morrone, en Campobasso. Cuando lo capturaron los alemanes, contaba, le daban un pan por semana y él lo usaba como alimento y como almohada. En el '54 nos vinimos en barco mi mamá, mi hermano Antonio y yo", cuenta la primogénita. 

Don Luis, el hombre longevo, trabajó durante 30 años para Obras Sanitarias y en una fábrica textil. Tras todos esos años, se lanzó a abrir la fábrica de plástico donde inició el negocio de los juguetes. "Hasta los 80 años vino a trabajar todos los días. Ahora supuestamente ve muy poco, pero vos le das cualquier pieza de plástico y él la arma", relata Rafael.

De rutinas muy distintas, los enamorados siguen compartiendo sus días juntos y enamorados como el primer día. Ella tiene horarios para las comidas, bebidas, etc. Mientras que él decide alimentarse a base de sanwiches con berenjena en escabeche y tomar vino. 

La pareja más longeva del mundo, 100 y 101 años celebrando su amor a lo grande