viernes 18/9/20

El biólogo del CSIC, Iñaki Comas: "El éxito de la mutación bien podría explicarse porque apareció justo cuando el coronavirus estaba empezando a dispersarse por el mundo"

Coronavirus
imagen de archivo
Coronavirus imagen de archivo

El genoma del coronavirus está compuesto por 30.000 letras. Los científicos ahora investigan si sería posible que un cambio en un genoma haría que se propagase con más facilidad. En el genoma podemos encontrar mucha información, las 30.000 letras que hay ahora no son las mismas que las que salieron de Wuhan, China. El virus inicial ha sido reemplazado por otra mutación.

En la posición 23.403 del genoma del coronavirus la letra A cambia por la letra G. La comunidad científica está estudiando si esta modificación sería un aliciente para que el virus se propagase con mayor facilidad y rapidez.

El biólogo que trabaja en la Universidad de Oxford, David Pulido advierte, "esta mutación se encuentra fuera de los dominios donde los anticuerpos neutralizarían al virus. En ese sentido no veo problema". “Lo que es alarmante es que si los niveles del virus son mucho más altos, se necesitaría que las vacunas generasen mayores niveles de anticuerpos. Y eso puede ser un gran problema", señala el investigador.

El biólogo del CSIC, Iñaki Comas, que codirige un plan para comparar el genoma del coronavirus entre pacientes de hospitales de España, dice que "los valores de carga viral son solo ligeramente distintos. El éxito de la mutación bien podría explicarse porque apareció justo cuando el coronavirus estaba empezando a dispersarse por el mundo. Es una explicación alternativa que no implica cambios ni en la virulencia ni en la transmisibilidad" y duda que el virus necesite experimentar mutaciones para que se propague con más rapidez, cuando lleva varios meses "campando a sus anchas por todo el mundo", opina.

Comentarios