martes. 16.04.2024

Las autoridades de Nepal están preocupadas por las masificaciones que se están produciendo de montañistas intentando escalar el Everest. El día 23 de abril se llegó a los 394 permisos para intentar subir la montaña más alta del mundo, hasta el momento es la cifra más alta de la historia.

Para evitar grandes aglomeraciones, el Gobierno de Nepal ha establecido turnos de ascenso entre los montañistas para que el Covid-19 no se propague en el territorio. El medio Desnivel ha informado que hasta el momento se han detectado cuatro casos positivos en el campamento y que han tenido que trasladarlos a los hospitales de Katmandú.

Según ha trascendido, dos de las personas contagiadas serían los alpinistas Erlend Ness y Steve Davis. Por el momento se desconoce la identidad de las otras dos personas que han dado positivo.

En un primer intento, las autoridades de Nepal han querido que los montañistas creen “grupos burbuja” pero parece que no está funcionando y muchos de ellos se agrupan en los campamentos bases.

Además, las autoridades sanitarias del país hicieron obligatorio que todos los montañistas que intentaran subir el Everest tenían que presentar una prueba de Covid-19 negativa. Según las informaciones de Desnivel, un laboratorio privado de la localidad de Katmandú estaba vendiendo certificados falsos de PCR negativa por 60€.

El gobierno nepalí ya está estudiando nuevas medidas más restrictivas para evitar que los alpinistas que intentan acceder al techo más alto del mundo se contagien de Covid-19 en el intento.

Temen que el Everest se convierta en un foco de contagio tras batir su récord histórico...