jueves. 30.05.2024

En las últimas acciones perpetradas por el Ejército israelí en la ciudad de Jan Yunis y el campamento de refugiados de Al Maghazi, al menos 16 palestinos han perdido la vida, y otros 50 han resultado heridos. Estos ataques se enmarcan en la ofensiva desatada como respuesta a las agresiones llevadas a cabo el 7 de octubre por parte del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).

La situación en la Cisjordania ocupada alcanza niveles alarmantes de violencia, marcando su período más crítico desde la Segunda Intifada (2000-2005). Tan solo en 2023, se contabilizaron aproximadamente 520 palestinos fallecidos en incidentes violentos vinculados al conflicto palestino-israelí.

Las fuerzas israelíes continúan con operativos de detención de forma cotidiana. Según las cifras más recientes proporcionadas por el Ejército, desde el 7 de octubre, más de 2.550 palestinos han sido arrestados, de los cuales alrededor de 1.300 son señalados por posibles conexiones con el grupo islamista Hamás.

Desde que Israel tomó el control de la Cisjordania ocupada en 1967, ha mantenido un prolongado régimen de ocupación militar y colonización en este territorio.

Tras tres meses, la guerra Israel-Hamás lleva casi 23.000 muertos