sábado 19/9/20

Macron reclama ayuda rápida para la reconstrucción de Beirut y una investigación independiente

explosión Beirut
explosión Beirut

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha pedido a la comunidad internacional el envío de ayuda rápida y eficaz al Líbano y ha reclamado a las autoridades del país la necesidad de llevar a cabo una investigación independiente sobre la devastadora explosión que arrasó parte de Beirut el pasado 4 de julio y causó más de 150 víctimas mortales y 6.000 heridos.

Así lo ha señalado Macron en la apertura de la conferencia de donantes que se reúne este domingo de forma telemática y en la que participan líderes de 25 países, entre ellos el presidente español, Pedro Sánchez, y varias instituciones internacionales.

22"Nuestra tarea ahora es actuar con rapidez y eficacia para coordinar nuestra ayuda sobre el terreno, para que llegue lo más rápido posible al pueblo libanés", ha asegurado Macron, quien ha reclamado que Naciones Unidas se encargue de coordinar la respuesta internacional.

El presidente francés ha señalado que la oferta de asistencia al Líbano incluye una "investigación imparcial, creíble e independiente" de las causas de la explosión, cuyas consecuencias han provocado intensas movilizaciones por parte de los ciudadanos de la ciudad, indignados con la actuación de su gobierno.

Tanto que el primer ministro, Hasan Diab, ha propuesto la convocatoria de elecciones anticipadas. Este domingo, la ministra de Información, Manal Abdel Saman, ha anunciado su dimisión, alegando la incapacidad del gobierno libanés para llevar a cabo reformas. Abdel Saman ha pedido perdón a los libaneses por no poder "colmar sus aspiraciones". El cambio "sigue resistiéndose", ha añadido.

"Nuestro rol es estar al lado de Beirut y del pueblo libanés", ha insistido Macron, quien ha reiterado su demanda de reformas y ha instado a hacer "todo" para evitar que reine "la violencia y el caos" porque, a su juicio, "en este momento está en juego el futuro del Líbano y el de toda la región".

En su intervención, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha reclamado una acción internacional coordinada en apoyo del pueblo libanés y ha confirmado que España enviará un cargamento de ayuda de emergencia el próximo martes, en respuesta a la petición de apoyo urgente de la Cruz Roja.

El jefe del Ejecutivo español ha pedido unidad a la comunidad internacional y al gobierno libanés "para hacer frente a la crisis económica y financiera del país", dada su "extrema fragilidad", agravada por la tragedia de este 4 de agosto.

Sánchez ha recordado también que España está especialmente implicada con la estabilidad en Líbano y en toda la región a través de UNIFIL, ya que es el segundo contribuyente de tropas a la misión de mantenimiento de la paz en la zona

La conferencia internacional de este domingo, que cuenta con el respaldo de la ONU, pretende recabar ayuda de emergencia para el Líbano, un país que antes de la explosión del martes ya se encontraba sumido en una profunda crisis política y económica, agravada ahora por este siniestro.

La reconstrucción de Beirut, una ciudad que ha quedado arrasada en buena parte a causa de la deflagración, costará miles de millones de dólares y, según los expertos, podría suponer el 25% del PIB del país asiático.

La situación ha generado una corriente de solidaridad internacional hacia el Líbano y muchos países han enviado ayuda humanitaria inmediata, como suministros médicos.

Pero la reunión de líderes mundiales de este domingo pretende establecer objetivos concretos con el fin de movilizar fondos internacionales digidos al suministro de medicamentos, atención sanitaria, comida y alojamiento. Así lo confirmó el jueves Macron, quien se desplazó a Beirut para mostrar el apoyo francés a la población local, aunque advirtió que la ayuda no será "un cheque en blanco" para el Gobierno libanés, al que se le han pedido también iniciativas políticas firmes para luchar contra la corrupción e imponer transparencia.

El papa Francisco ha invitado este domingo a promover "una generosa ayuda" al Líbano para colaborar "por el bien común de ese país" y ha deseado que la convivencia renazca fuerte.

El pasado viernes el Vaticano ya comunicó que el papa había decidido una primera ayuda de 250.000 euros al Líbano.

La enorme detonación en el puerto de Beirut que ha dejado un cráter de 43 metros de profundidad, según fuentes de seguridad citadas por la prensa libanesa, fue provocada por el almacenamiento inadecuado de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que fueron incautadas en 2014 al buque Rhosus, de un empresario ruso y con pabellón moldavo, por no pagar las tarifas portuarias.

Más de 150 personas han muerto, la mayoría operarios del puerto a los que la explosión sorprendió en su puesto de trabajo, unas 6.000 han resultado heridas y cerca de 300.000 se han quedado sin casa.

Comentarios