martes 4/8/20

Caravanas de vehículos y concentraciones de personas en las calles de Berlín en protesta con las restricciones del Gobierno

Manifestaciones en Berlín
Manifestaciones en Berlín

En las marchas, que son marginales porque la canciller Angela Merkel cuenta con un gran apoyo popular, han coincidido militantes de extrema derecha, de extrema izquierda y seguidores de teorías conspiranoicas, como los antivacunas.

En Múnich la policía ha explicado que los organizadores habían presentado una solicitud para manifestarse pero solo para 80 personas. No obstante, las fuerzas de seguridad han optado por no disolver la protesta ya que todos los participantes se estaban comportando de manera pacífica.

En Berlín, no obstante, la cosa se ha complicado más. La policía ha recordado a través de Twitter que esas manifestaciones no están permitidas y ha señalado que han lanzado botellas. "Muchas de las personas no entran en razón y permanecen en el lugar, algunos han escalado la fuente de la amistad de los pueblos y lanzan botellas desde la multitud a nuestros colegas", han denunciado las fuerzas de seguridad al aludir a una concentración en las inmediaciones de la plaza Alexanderplatz.

La policía se ha visto obligada a realizar varias detenciones durante una manifestaciones ante el edificio del Reichstag a la que se sumaron más de cincuenta personas para protestar contra las medidas restrictivas introducidas para lidiar con la pandemia. Los agentes tomaron los datos personales de los manifestantes que no cumplieron las normas de higiene y distanciamiento y por no abandonaron el lugar a pesar de las órdenes de la policía. 

En toda Alemania rige la prohibición de grandes actos y sólo se autorizaron pequeñas concentraciones de entre 20 o 50 asistentes. Una de ellas, en forma de caravana de coches con pancartas, cruzó la capital alemana reclamando el derecho a la manifestación.

En el céntrico barrio de Mitte hubo asimismo conatos de manifestaciones, bloqueadas de inmediato por la policía. Se trataba, en ese caso, de la tercera convocatoria lanzada en las últimas semanas, aglutinantes de defensores de teorías de la conspiración -que consideran la pandemia una farsa- y grupos de la ultraderecha.

Comentarios