jueves. 29.02.2024

Ante la desolación y la poca esperanza de vida tras haber pasado varios días desde que se produjera el terremoto, se ha producido un milagro.

La historia ha sido protagonizada por Nour, una niña rescatada entre la frontera de Turquía con Siria. La pequeña estaba unida, aún, con el cordón umbilical al cuerpo sin vida de su madre. Sus cinco hermanos y su padre también habían fallecido.

El médico ha contado que: “Probablemente nació tres horas antes de producirse el rescate”.

Una vecina se encargó de cortar el cordón y alertar de lo ocurrido. Nour llegó al hospital con un gran hematoma en la espalda, heridas en la cara, frente, orejas y costillas. Ahora la pequeña se está recuperándose en una incubadora.

Tras el terrible incidente, la liberación de cualquier persona con vida es celebrada como una conquista. El seísmo ha dejado más de 8.700 víctimas mortales.

 

La historia de Nour: la hallan unida con el cordón umbilical a su madre muerta