sábado. 20.07.2024

Marlene Engelhorn, miembro y heredera de una de las familias más ricas de Austria, cuyos antepasados fundaron la compañía farmacéutica BSAF y que posteriormente adquirió Boehringer Mannheim, permitió que 50 ciudadanos austriacos decidieran cómo se dividiría su dinero, el veredicto que se repartiría a varias organizaciones benéficas sin fines de lucro.

Su parte de la herencia, de 25 millones de euros del total de 4.200 millones de la familia fue repartida entre 77 grupos de ONGs. La decisión fue tomada por 50 ciudadanos de Salzburgo elegidos completamente al azar entre 10.000 personas, y que posteriormente formaron un grupo de trabajo que se reunió durante un mes y medio para tomar esta decisión, además se les ofreció la ayuda de economistas y filósofos para ayudar en sus elecciones hasta llegar al veredicto final.


 

Una austríaca nombra a ciudadanos para regalar su fortuna de 25 millones