martes. 26.09.2023

Los gobiernos de España, Alemania, Francia e Italia han hecho un llamamiento para evitar la escalada de muertes en Palestina e Israel y han exigido a "todas las partes" evitar "cualquier provocación" para reducir la tensión y restituir la calma, al tiempo que ha pedido a Israel a respetar los principios del Derecho Internacional y el Derecho Internacional Humanitario.

Un comunicado conjunto de los Ministerios de Exteriores de los citados países recoge la inquietud de los Gobiernos por las "preocupantes tensiones" que se están produciendo en los territorios palestinos ocupados, también en Jerusalén Este.

Según la cifra que aporta el texto, en 2022 han muerto al menos 120 palestinos y 20 israelíes, y el número de heridos es aún mayor, por lo que han exigido evitar cualquier acción unilateral para restituir la calma.

En este sentido, recalcan a Israel que "tiene derecho a defenderse de los ataques armados" y a exigir responsabilidades a los autores pero debe igualmente respetar los Derechos Humanos.

"Debe facilitarse el control de la seguridad palestina en la zona A y restablecerse una coordinación eficaz de la seguridad. Es necesario poner fin a la creciente violencia de los colonos en la Cisjordania ocupada y garantizar la rendición de cuentas por parte de las autoridades competentes", reza el comunicado.

Así, los cuatro países reafirman su convicción de que "solo solucionando las cuestiones fundamentales políticas y de seguridad se garantizará de forma permanente a israelíes y palestinos una vida segura y en paz. Las tensiones actuales nos recuerdan la necesidad de preservar la viabilidad de la solución de los dos Estados y de reanudar el trabajo para alcanzarla", finaliza.

Este comunicado llega después de que este sábado un ciudadano israelí haya resultado herido grave tras ser apuñalado en la colonia de Givat HaMivtar, en Jerusalén Este. El asaltante, un palestino, ha sido abatido por las Fuerzas de Seguridad israelíes y se encuentra también grave.

Este mismo sábado ha muerto otro palestino en Qalqilia, en el norte de Cisjordania, tras resultar herido de bala en la cabeza en una intervención de las Fuerzas de Seguridad israelíes, ha informado el Ministerio de Sanidad palestina. El joven ha sido identificado como Rabi Arafah Rabi, de 32 años.

España, Alemania, Francia e Italia llaman a reducir la tensión en Cisjordania y piden a...