martes 25/1/22

El Papa ha alertado a los empleados del Dicasterio de la Comunicación del Vaticano, cuyas oficinas ha visitado esta mañana, del "funcionalismo letal" que hace que los dirigentes sean "incapaces" de tomar decisiones.

"Incapaces de tomar una decisión, incapaces de poner de su parte. El funcionalismo es letal. Duerme a una institución y la mata. Estad atentos y no caigáis en esto. No importa cuántos puestos haya, o si la oficina es o no bonita. Importa que funcione, que sea funcional, y no víctima del funcionalismo", ha advertido el Pontífice en un discurso improvisado.

Tras la reforma del sistema de comunicación de la Santa Sede, el Dicasterio para la Comunicación englobó en un solo organismo centro el resto de medios, como Radio Vaticano, L'Osservatore Romano y la página web Vatican News. Actualmente trabajan 565 personas. Los costes de personal relacionados con el Dicasterio llegaron a 29,5 millones de euros en 2020.

El Papa ha expresado su preocupación sobre que un "sistema así de grande y complicado funcione". Así, ha alertado del peligro de que los últimos directivos del organigrama no resuelvan a nivel práctico los problemas. "El gran enemigo del buen funcionamiento es el funcionalismo. Por ejemplo, soy el jefe de una sección, soy el secretario de esa sección, el jefe. Pero tengo siete subsecretarios. (*)Y entonces alguien tiene un problema, acude al subsecretario que tiene que solucionarlo, quien dice: "Espera un minuto, luego te respondo". Descuelga y llama a la secretaria ... Es decir: al final no sirven", ha señalado el Papa.

De este modo, ha reivindicado "la creatividad" como parte de la funcionalidad. "El trabajo debe ser siempre creativo e ir más allá, más allá, más allá. A esto se le llama funcionamiento. Pero si un trabajo está demasiado bien ordenado, igual termina enjaulado y no ayuda (...) Para que una estructura sea funcional, todos deben tener suficiente libertad para funcionar. Hay que tener la capacidad de arriesgarse y no ir siempre pidiendo permiso, permiso, permiso esto paraliza. Funcional, no funcionalista", ha concluido.

El Papa Francisco advierte: "El gran enemigo del buen funcionamiento es el funcionalismo"
Comentarios