martes 2/3/21

La nueva vacuna logra una disminución de la tasa de infección por Covid-19 del 33% en Israel tras la 1ª dosis

Vacunación en Israel | Clalit Health
Vacunación en Israel | Clalit Health

Los primeros datos de Israel, país que a nivel mundial encabeza el porcentaje de vacunados entre su población, indican una disminución del 33% en el número de infecciones por Covid-19, según un estudio efectuado.

Las tasas de infección por Covid-19 comenzaron a disminuir entre un grupo de receptores de la vacuna dos semanas después de recibir la primera inyección de la vacuna de Pfizer Inc. y BioNTech SE, lo que ofrece información importante a otros países a medida que implementan sus propias campañas.

Israel, con una población de aproximadamente nueve millones de habitantes, ha vacunado a casi una cuarta parte de su población en poco menos de un mes, el primer país en alcanzar esa marca mientras lucha contra un aumento de nuevas infecciones.

El proveedor de atención médica más grande de Israel, Clalit Health Services, comparó las tasas de positividad de las pruebas entre 200.000 personas mayores de 60 años que recibieron la vacuna con 200.000 que no la recibieron. Hasta el día 14, hubo poca diferencia entre los dos grupos. Pero después de eso, los datos mostraron una caída del 33% en las tasas de infección entre los que ya habían sido vacunados en comparación con los que no lo habían hecho.

Clalit señaló que la cantidad de personas infectadas era estadísticamente significativa, pero dijo que no publicaría las cifras finales hasta que se publique su estudio. Pfizer dice que las personas deben recibir ambas dosis de la vacuna para que sea completamente efectiva. En los ensayos de Pfizer, se demostró que la vacuna tarda aproximadamente 12 días en comenzar a proteger a las personas.

Si bien la investigación de Pfizer se basó en personas que tenían Covid-19 sintomático y una prueba de laboratorio positiva, el análisis de datos de Clalit se basó en las pruebas de Covid-19 proporcionadas tanto a las personas que sintieron los síntomas como a las que no, como las personas que entraron en contacto con otras personas que tenían Covid-19, según Ran Balicer, director de innovación del proveedor de atención médica israelí.

Israel, como muchos otros países, ha dado prioridad a los mayores de 60 años en la primera etapa de su campaña de vacunación, lo que hace que el grupo sea el más apto para el estudio, dijo Balicer.

Casi tres de cada cuatro personas en este grupo de edad han recibido la primera dosis de la vacuna desde que comenzó la campaña de Israel el 20 de diciembre.

Por separado, el Ministerio de Salud de Israel publicó datos sobre los efectos secundarios de la vacuna, diciendo que eran similares en frecuencia y carácter a otras vacunas administradas a sus ciudadanos.

De los 1,7 millones que estaban vacunados cuando se publicó el informe, solo 1.127, o el 0,06%, informaron efectos secundarios, que incluían debilidad, dolores de cabeza, mareos y fiebre, así como dolor o hinchazón en el lugar de la inyección.

Hasta el momento, 15 personas tuvieron que ser hospitalizadas después de la inyección, principalmente debido a condiciones preexistentes. A pesar de que Israel está acelerando su ritmo de vacunación, con el objetivo de inocular a la mayoría de su población para marzo, los funcionarios del Ministerio de Salud advirtieron que la población debe seguir estando alerta.

Israel ha alcanzado un pico pandémico en los últimos días con un promedio de más de 9.000 nuevas infecciones diarias y tiene un promedio de entre 40 y 50 muertes por día. Hasta el jueves por la mañana, 1.842 pacientes con coronavirus estaban hospitalizados, de los cuales 1.095 se encontraban en estado crítico.

Israel impuso el mes pasado un tercer confinamiento para contener el nuevo aumento de infecciones. Entre los que están gravemente enfermos, el 17% de ellos ya ha recibido sus primeras dosis de la vacuna Pfizer.

Los funcionarios de salud israelíes dicen que el último aumento se puede explicar por el hecho de que gran parte de la población permanece sin vacunar. Las personas de las comunidades ultraortodoxas y árabes que son las más afectadas no están recibiendo tantas vacunas como las de otras comunidades y la propagación del virus ha aumentado desde la detección de la nueva variante del coronavirus del Reino Unido, según afirman los funcionarios de salud.

Comentarios