sábado. 25.05.2024

Karla Araceli, de 19 años, ha denunciado ante los medios de comunicación la grave negligencia médica que ha sufrido durante una cesárea que le fue practicada en un centro de salud privado en Mexicali, México. En ese momento, la joven asegura que sintió pánico, temiendo que la cesárea se complicase. “No me quiero operar así, no me quiero morir”, verbalizó, dirigiéndose al médico que dirigía la cesárea y al resto de los especialistas presentes, trasladándoles su miedo, tal y como informa el medio El Imparcial.

En ese momento, cuando sucedió el apagón, los médicos tuvieron una solución que dejó a Araceli sin palabras: realizar la cesárea ayudándose de la luz de sus móviles.

Según cuenta Araceli, su hija fue programada ya que la cirugía no era de urgencia. Justo al poner la anestesia se fue la luz y escuchó al médico proponer esa solución tan descabellada.

Por esa intervención, acabaron realizando un corte en la oreja izquierda del bebé provocándole lesiones que ahora la familia denuncia. El recién nacido llamado Julián Adriel, aseguran que esta neglicencia dejó al pequeño en un estado muy delicado.

Además del corte en la oreja, también cortaron parte de un hemangioma en la misma zona por lo que el bebé tiene la parte izquierda de su cabeza hinchada. La familia teme que pueda llegar a perder la audición.

El bebé permanece recibiendo tratamiento pediátrico particular.

Cortan la oreja de un bebé en plena cesárea durante un apagón