miércoles 01.04.2020

China pide perdón a la familia del Dr. Li Wenliang, que alertó del corovanirus sin ser escuchado y murió por la enfermedad

Li Wenliang publicó en las redes sociales una foto suya desde su cama en el hospital el 31 de enero. Al día siguiente fue diagnosticado con coronavirus. Imagen: BBC
Li Wenliang publicó en las redes sociales una foto suya desde su cama en el hospital el 31 de enero. Al día siguiente fue diagnosticado con coronavirus. Imagen: BBC

CBN. China ha emitido un perdón póstumo a la familia del Dr. Li Wenliang, el médico que alertó sobre la virulencia y la amenaza del Covid-19 , un "virus extraño similar al SARS"  que estaba provocando la muerte de pacientes que no respondían a los tratamientos habituales.

El Partido Comunista Chino (PCC) reconoció que había cometido un error y decidió exonerar a Wenliang, quien se ha convertido en un héroe  para los habitantes de la provincia de Hubei luego de que él mismo contrajera la enfermedad y muriera como consecuencia de la ausencia de medidas por parte de las autoridades.

En diciembre pasado, cuando el brote ya había comenzado, la policía había reprendido a ocho médicos, incluido Wenliang, por advertir a sus amigos en las redes sociales sobre la amenaza emergente. 

Faltaba un día para que terminara 2019. Pero el 30 de diciembre pasado, Li Wenliang sacudió al grupo de WeChat (el WhatsApp chino) que comparte con ex compañeros de la escuela de medicina: siete pacientes de un mercado local de Wuhan habían sido diagnosticados con una enfermedad similar al síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y puestos en cuarentena en su hospital.

Li les explicó que, según las pruebas que había visto, la enfermedad era un coronavirus, una gran familia de virus que incluye el SARS. Ese brote trae los peores recuerdos en China. La pandemia de 2003 dejó cientos de muertos. Por eso, Li quiso alertar a sus amigos, les recomendó que utilizaran trajes protectores para evitar el contagio, pero al mismo tiempo les pidió que mantuvieran cautela con la difusión de la información.

Pero el 3 de enero, Li fue convocado a una comisaría de policía donde le presentaron una notificación en la que lo acusaban, junto a otros siete médicos que habían comenzado a alertar del nuevo virus, de hacer comentarios falsos que perturban severamente el orden público”. La nota advertía que si continuaba con esa conducta sería llevado ante la Justicia.

Las autoridades chinas desestimaron las alertas de los médicos. En los primeros días se Enero, seguían diciendo que sólo podían contraer el virus quienes tomaran contacto con animales infectados. Por eso, no hicieron mucho más que cerrar el mercado de Wuhan donde había comenzado todo. Ninguna otra medida de prevención ni protección para los médicos fue adopatada.

El 10 de enero, Li fue a tratar a una mujer que sufría glaucoma. Lo que no sabía es que también estaba infectada por el nuevo tipo de coronavirus. Ese mismo día, Li comenzó a toser de una manera fuerte y persistente. Al día siguiente comenzó a tener fiebre. Un día más tarde, fue internado en el hospital. Al poco tiempo fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos.

El 31 de enero, Li publicó una carta en la red social Weibo contando su historia, lo que le había ocurrido, y cómo se había sentido al ser reprendido por el Gobierno. “Me preguntaba por qué los avisos oficiales seguían diciendo que no había transmisión de persona a persona y que no había trabajadores de la salud infectados”, escribió. Miles de personas le dejaron mensajes de aliento, pidiendo por su pronta recuperación y agredeciéndole por su valor.

El 1° de febrero se confirmó el resultado positivo de su test de coronavirus.

El pasado jueves 6 de febrero Wenliang falleció en el Hospital de Wuhan. Hoy, más de un mes después, el régimen chino pidió perdón a su familia. Un perdón tardío que sólo busca un lavado de imagen.

Comentarios