domingo. 03.03.2024

La ciudad china, Pekín, aumentó hace unos días el nivel de respuesta a emergencias por la COVID-19 en un intento de frenar la ropagación masiva del brote detectado en el principal mercado de la capital, que hasta ahora deja 236 casos confirmados. 

La Comisión Nacional de Salud de China ha informado este lunes de 18 nuevos casos detectados el domingo: 7 procedían del exterior y 11 locales, de los cuales 9 se registraron en Pekín por los 22 del día anterior. 

El jefe de epidemología del Centro chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, Wu Zunyou, aseguró la semana pasada que el brote estaba ya "controlado" gracias a las medidas adoptadas para contenerlo. "La curva se iría aplanando poco a poco", añadió.

En la ciudad han realizado pruebas de coronavirus a unas 2,3 millones de personas. También a los empleados de restaurantes, universidades y mercados de la capital.

Además las clases presenciales están canceladas y optan por el teletrabajo. Por otra parte, nadie puede salir a las calles en las comunidades de alto riesgo. Nadie puede moverse de casa bajo ningún concepto. 

En China hay 349 casos confirmados, doce de ellos en estado grave. Desde que comenzó la pandemia el gigante asiático ha notificado 83.396 contagios y 4.634 muertes. 

En el último informe, además de los 9 casos detectados en la capital, se ha informado de dos contagios locales de la provincia septentrional de Hebei, vecina de Pekín.

De los 7 casos, 3 se tratan localizados en la ciudad de Shangái (este), 2 en la provincia de Shaanx (centro), 1 en Tianjin y el otro en la provincia de Liaoning (noreste).

La comisión nacional sanitaria china no informó de ninguna nueva muerte en todo el país ni de altas hospitalarias en las últimas 24 horas.

Respecto a los casos asintomáticos, que China no contabiliza como casos confirmados, se registraron 7 nuevos contagios, 5 de ellos en Pekín. Todavía permanecen 114 casos de este tipo bajo observación médica en China, 56 de ellos procedentes del exterior.

China asegura tener el control del brote en Pekín gracias a las medidas adoptadas