viernes. 14.06.2024

Desde la llegada de Elon Musk a Twitter, la red social no para de experimentar continuas pérdidas debido a los cambios y medidas que está llevando a cabo el magnate sudafricano en la empresa del pajarito. El cambio más llamativo fue el pago por la verificación de perfil, que por el módico precio de 8 dólares al año ha causado enormes pérdidas a la red social, debido a la continua creación de cuentas falsas.

La creación de Twitter Blue ha sido un completo fracaso. Las personas se aprovecharon de la falta de requisitos para recibir el verificado a parte del pago para hacerse pasar por numerosas celebridades o empresas, lo cual ha causado grandes pérdidas a Twitter, ya que muchísimos anunciantes han abandonado la plataforma al ser suplantados o ver la escasa seguridad de la misma.

Elon Musk solo ha necesitado dos días desde su implementación del pago por el check azul, para darse cuenta del gran error que había cometido, dos días que valen oro, pues han sido varias las celebridades y empresas suplantadas por usuarios que, como buenos trolls de internet, no dejaron pasar su oportunidad de hacerse pasar por Cocacola, LeBron James o hasta el propio Elon Musk.

Uno de los golpes más duros para Twitter ha sido la suplantación por parte de un perfil falso, de la identidad de la farmacéutica Eli Lilly, la cual ha supuesto unas pérdidas millonarias de 14.000 millones. La cual, tras anunciar que la insulina sería gratis mediante esta cuenta falsa, sus acciones cayeron en picado en la bolsa. Los títulos de la farmacéutica se dejaron más de un 4%.

Lockheed Martin, una multinacional que se dedica a la industria militar, también fue afectada por la nueva verificación en Twitter. Otro perfil falso aseguró que la compañía no vendería armas a Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí. Y no solo empresas, figuras del deporte como LeBron James fueron suplantados por una cuenta falsa con verificado, pidiendo su supuesta salida de Los Ángeles Lakers o la estrella de los Petroleros de Edmonton de la NHL, Connor McDavid, que anunció su supuesto fichaje por los Islanders de Nueva York.

"Muchas empresas deciden no anunciarse en Twitter o, al menos, poner en pausa su publicidad. Están preocupados por la seguridad de las marcas y por la falta de confianza en un Twitter propiedad de Musk", asegura la analista Jasmine Enberg. Y esta falta de confianza de los anunciantes es lo que ha provocado una desbandada de las marcas, causando pérdidas millonarias a Twitter, que ya se plantea declararse en bancarrota, en una de las peores compras de la década para Elon Musk.

El caos de los verificados de Twitter causa perdidas millonarias a empresas