viernes. 01.03.2024

La comisión se plantea como una herramienta para mejorar la respuesta en futuras situaciones --no está llamada a señalar culpables ni depurar responsabilidades--, pero en todas las intervenciones sobrevuela la propia gestión de Johnson, que en los primeros compases de la pandemia infravaloró la importancia del virus y llegó a estar ingresado en cuidados intensivos tras contagiarse. 

"Espero que esta investigación ayude a obtener las respuestas para las difíciles preguntas que plantean de forma legítima las víctimas y sus familias y que podamos protegernos mejor en el futuro", ha dicho Johnson al inicio de una serie de declaraciones que se prolongarán durante dos días. 

El antiguo primer ministro ha asumido que pudieron cometerse "errores" en una lucha sanitaria que ha descrito como "muy, muy difícil", si bien ha defendido que el Gobierno hizo todo lo posible por tomar las mejores decisiones. Sí ha querido dejar claro que asume "la responsabilidad personal" de todas ellas. 

Así, ha afirmado por ejemplo que en un primer momento había "fuertes avisos" que desaconsejaban aplicar "demasiado pronto" un confinamiento de la población y, sobre el supuesto mal ambiente en Downing Street, ha negado tener constancia de este supuesto malestar, pero sí que ha apuntado que "habría sido mejor" que hubiese habido una mayor paridad de género puesto que "demasiadas reuniones hubo mayoría de hombres". 

La sesión no ha estado exenta de polémica, ya que la responsable de la comisión, Heather Hallett, ha llamado al orden y expulsado a cuatro personas cuando Johnson apenas había iniciado su alocución, según la radiotelevisión pública BBC. Aunque las imágenes oficiales no han mostrado el momento, ya fuera ha podido verse una pancarta que reza: "Los muertos no pueden oír tus disculpas". 

Boris Johnson se responsabiliza de los errores cometidos durante la pandemia