domingo. 14.07.2024

La bondad de unos extraños con una niña de 6 años con enfermedad terminal

Una saga en los medios de comunicación de Australia ha llegado a un punto crítico de la mejor manera posible, ya que una familia en apuros y su hija de 6 años, con una enfermedad terminal, están siendo trasladadas a una vivienda especial que recibe atención las 24 horas del día.
Ashlee Wallace, Justin Wallace y su hija Audrey (derecha)
Ashlee Wallace, Justin Wallace y su hija Audrey (derecha)

El pasado 23 de junio ABC News Down Under publicó la historia de Audrey Wallace, una niña de 6 años, que nació con epilepsia resistente al tratamiento, había ingresado en cuidados paliativos después de un ataque de neumonía que hizo que su condición se debilitara considerablemente hasta llegar al punto en el que ya no podía tragar alimentos o controlar bien su lado izquierdo.

Los médicos no saben con certeza cuánto tiempo de vida le queda a la pequeña, pero Justin y Ashlee, sus padres, están decididos a aprovecharlo al máximo.

Con derecho a recibir apoyo financiero y asistencia para agregar adaptaciones para las necesidades médicas de Audrey por parte de la Agencia Nacional de Seguro de Discapacidad de Australia (NDIA), el equipo de atención de la familia se encontró directamente con una lenta burocracia "reactiva". Su apartamento dúplex no era accesible para sillas de ruedas, y los pasillos eran demasiado estrechos para que Audrey pudiera ser llevada en silla de ruedas a su habitación o al baño. Además, el equipo de atención del hospital dijo que no era seguro viajar en un automóvil normal, pero que la familia no podía pagar uno accesible para sillas de ruedas.

Según ABC, la NDIA se acercó a la solicitud de Audrey el 6 de junio, un mes después del empeoramiento de la niña. Tuvieron que esperar hasta el día 17 para que el departamento recibiera todos los registros médicos necesarios para hacer una evaluación, y no fue hasta el día 24 que se pudo llevar a cabo una reunión y revisión.

"Sentimos que todo el mundo es reactivo en lugar de proactivo... y sentimos que esto le ha quitado mucho tiempo a Audrey y el tiempo es algo que no tenemos", dijo Wallace a ABC.

Pero se avecinaban días mejores para la familia de Gold Coast, comenzando cuando la pareja Donna Moore y Erica Breitzke leyeron el informe del 23 de junio y se ofrecieron a prestar una camioneta accesible para sillas de ruedas, que previamente habían planeado vender. Moore contó al medio que tuvo epilepsia cuando era niña y que se sintió conmovida por la difícil situación de Audrey. "Va a traer mucha libertad para poder hacer cosas normales como llevarla a las tiendas", dijo Wallace sobre la camioneta. "Nos permite recuperar nuestra vida."

Después de las persistentes consultas de ABC News, el NDIA y el Departamento de Vivienda de Queensland investigaron el caso y aprobaron un hogar accesible para discapacitados en Gold Coast con asistencia de enfermería las 24 horas.

La bondad de unos extraños con una niña de 6 años con enfermedad terminal