jueves. 30.05.2024

Según algunos medios locales, la anciana dejó escrito en su testamento en un primer lugar que la fortuna estaba destinada para sus hijos. Sin embargo, ella dio fe de que ninguno de ellos la había cuidado cuando estaba enferma y que no se pusieron ni en contacto con ella. 

Los que si estuvieron con ella ofreciéndole un amor incondicional fueron sus mascotas por lo que decidió dejarles a ellos todo lo que tenía guardado hasta entonces para su familia. Por ello, nombró como administradora de su herencia a una clínica veterinaria local, que será la responsable del cuidado de estos animales.

Este caso dejó muchos comentarios a través de redes sociales en el país. Muchas personas hablaban de la importancia que tenía la atención y el cuidado de los más mayores y sobre los sentimientos que ha tenido que tener esta anciana al sentirse tan sola. 

Un anciana deja 2,6 millones a sus perros y gatos y no a sus hijos