sábado. 22.06.2024

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación en funciones, José Manuel Albares, ha sacado pecho del "éxito" que está suponiendo la 'hoja de ruta' pactada entre España y Marruecos y ha asegurado que "va a continuar", aunque sin brindar detalles sobre el proceso de apertura de la aduana de Ceuta y Melilla.

"Una hoja de ruta supone un proceso, un compromiso a largo plazo entre ambos países", ha incidido Albares en una entrevista con Europa Press al ser preguntado si se estaba cumpliendo el calendario pactado para la apertura de la nueva aduana en Ceuta y la reapertura de la de Melilla, toda vez que solo se han realizado tres operaciones de prueba entre febrero y mayo pasados.

Sin aclarar si el adelanto electoral y el impás en la formación de Gobierno en España han trastocado el calendario previsto y si cabe esperar próximamente nuevas expediciones comerciales, el ministro ha puesto en valor los buenos resultados que la nueva relación iniciada con Marruecos en marzo de 2022 a raíz del apoyo al plan de autonomía marroquí para el Sáhara está generando.

Así, ha puesto de relieve el descenso en las llegadas de inmigrantes por esta ruta en comparación con Italia o Grecia, "las cifras de comercio que no paran de crecer mes a mes de manera exponencial" o "la extraordinaria cooperación en la lucha contra el terrorismo". "Todo ello lo que nos demuestra es que esa hoja de ruta ha sido un acierto y está siendo un éxito y va a continuar", ha remachado.

Preguntado por el repunte de llegadas de pateras en las últimas semanas a Canarias, aunque ha admitido no conocer los últimos datos actualizados, el ministro ha defendido que "no tiene nada que ver con Marruecos sino con una inestabilidad que se encuentra de manera más amplia en la franja del Sahel y por lo tanto proviene de esas costas".

Con todo, ha subrayado que "el sellado absoluto, la llegada de cero inmigrantes irregulares no es algo posible" pero si se compara el aumento de las llegadas en un 305% en el caso de Italia y de un 95% en el caso de Grecia, "uno ve que España tiene muy buenos socios y muy buen partenariado con el África Occidental también".

En cuanto a la incipiente inestabilidad en Senegal, país de origen de un buen número de las pateras que están arribando a Canarias o están siendo interceptadas en las últimas semanas, Albares ha admitido que es "un socio estratégico para España" situado en "una zona complicada" como es el Sahel y el golfo de Guinea. "Lo tanto lo que tenemos que hacer es apoyar a Senegal para que mantenga esa estabilidad y esa democracia", ha acotado.

Por lo que se refiere a Argelia, cuyo ministro de Exteriores dijo esta semana que la relación sigue "estancada", Albares elude aclarar si hay algún tipo de contacto para superar la crisis y se aferra a que "España quiere tener una relación con Argelia exactamente igual que con el resto de sus vecinos y con el resto de los países del mundo árabe basada en la amistad".

Albares participó este jueves en Toledo en la reunión informal de ministros de Exteriores de la UE, en la que el Sahel, y en particular la situación en Níger tras el golpe de Estado de finales de julio, fue uno de los temas centrales de la agenda.

Respecto a esta cuestión, ha incidido en que el Gobierno legítimo de Níger --cuyo presidente Mohamed Bazoum sigue retenido por los golpitas-- ha encomendado a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) la búsqueda de soluciones, de ahí el respaldo de España y de los Veintisiete a los esfuerzos de esta organización.

Según el ministro, que tuvo ocasión de hablar en Toledo tanto con el presidente de la Comisión de la CEDEAO como con el ministro de Exteriores de Níger, la organización regional quiere "agotar" la vía diplomática antes de optar por la invasión militar, con la que ya ha amenazado a la junta golpista.

"Cuando planteen otras soluciones, estamos por supuesto abiertos a estudiarlas si se nos solicita ayuda a la UE", ha aseverado, tras ser preguntado si la UE, y con ella España, respaldarían una intervención militar que el ministro de Exteriores italiano, Antonio Tajani, ya ha augurado que sería "un desastre" y provocaría una avalancha de refugiados.

Albares se ha mostrado de acuerdo con el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, quien ha planteado la necesidad de una revisión a fondo de la política de la UE hacia África. "Siempre hay que reflexionar, siempre hay que intentar extraer lecciones de lo que ocurre, de por qué ocurre", ha coincidido.

No obstante, a su juicio, los objetivos que ha mantenido tanto la UE como los estados miembro, entre ellos España, de forma bilateral, de apoyar la democracia, el desarrollo, la prosperidad y a los gobiernos legítima y democráticamente electos "son los correctos". "Eso no debe de variar", ha puntualizado.

El otro tema abordado por los ministros en Toledo fue Ucrania, cuyo ministro de Exteriores, Dimitro Kuleba, estuvo presente y aprovechó para pedir a España más tanques, más vehículos blindados y más sistemas antiaéreos. Albares ha asegurado que el Gobierno analizará las peticiones "en la medida de nuestras posibilidades, por supuesto, como lo hemos hecho siempre conjuntamente con nuestros socios europeos".

Albares se congratula de que que la "hoja de ruta" con Marruecos "está siendo un éxito...